,

Yihad online y offline en España. De la radicalización a Siria o Irak

Primer izado de la bandera española en Besmayah (Irak). Fuente: Ministerio de Defensa de España.

Primer izado de la bandera española en Besmayah (Irak). Fuente: Ministerio de Defensa de España.

Por Verónica Sánchez Moreno

Operación Jardín, así se llama la operación de la Guardia Civil, dirigida por el Juzgado Central de Instrucción número 1 de la Audiencia Nacional, que ha llevado a la desarticulación de una red de reclutamiento del grupo terrorista Daesh en España. Cuatro son hasta ahora los detenidos, tres de ellos españoles y un marroquí, en las ciudades de Melilla, Girona y Barcelona.

Los dos detenidos en Melilla crearon y administraban varias plataformas de Internet en las que difundían material propagandístico de grupos terroristas como el autodenominado Estado Islámico, donde hacían apología de tácticas propagandísticas, especialmente del martirio. Uno de estos portales web, que se llamaba ‘Muyahidines Guerreros de Allah’ llegó a tener más del millar de seguidores y un fuerte impacto en las zonas de España con alto índice de radicalización islamista. También tenían presencia en la red social Facebook, donde interactuaban con los detenidos en Cataluña, quiénes también desarrollaban una intensa actividad pro-yihadista autónoma. En esta plataforma encontraron partidarios a su causa de muy diferentes lugares del globo: Latinoamérica, Bélgica, Francia, Pakistán, Marruecos, Arabia Saudita, Estados Unidos y Túnez. Así como en otras redes sociales y foros online.

De este modo, reclutaban a mujeres para que se unieran a las filas de Daesh y, a través de esta actividad virtual combinada con reuniones privadas donde mostraban a los musulmanes captados, los vídeos más mediáticos del grupo terrorista, intentaban adoctrinarlos con el objetivo de que viajasen a zona de conflicto para integrarse en el mismo. De hecho, la Guardia Civil sospecha que lo consiguieron en varios casos.

“Los combatientes extranjeros que se han unido a grupos como el Estado Islámico lo han hecho trayendo consigo sus perfiles personales en las redes sociales, a través de los cuales narran sus experiencias en la yihad, distribuyen las imágenes y vídeos que ellos mismos protagonizan, e interactúan con una audiencia global”, explicaba en un reciente artículo el profesor de la Universidad Pablo de Olavide de Sevilla y experto en radicalización online, Manuel R. Torres Soriano. De este modo, los que están al otro lado de la pantalla, se deciden a embarcarse en un viaje que, en la mayoría de las ocasiones, será sin retorno.

Es importante tener en cuenta la disparidad de los perfiles de los dos detenidos en Melilla. Uno de ellos, el dinamizador, editaba y difundía el material destinado al reclutamiento de nuevos yihadistas y el otro, según el Ministerio del Interior, se corresponde al prototipo de lobo solitario que había pasado de consumir propaganda a realizarla. Uno de ellos, Ismail, apareció en Informativos Telecinco, cuando la cadena fue a grabar a Ceuta y Melilla un reportaje sobre el yihadismo. Ismail se quejaba de que la policía tenía pinchado su teléfono y afirmaba que le gustaba visionar vídeos yihadistas “para ver lo que pasa”. Respecto a las actuaciones de Daesh afirmaba “yo no estoy en contra ni a favor. Ellos están ahí, luchando por su tierra”. Su consejo para los que querían viajar a luchar a Irak y Siria: “vete para allá, hermano, viaja. Haz lo que te dé la gana y luego me lo cuentas”.

En lo que va de año, 8 personas han sido detenidas en España por terrorismo islamista y 2014 cerró con 35 detenidos por esta causa. En total, desde abril de 2008, las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado han detenido a 165 personas por terrorismo.
Teniendo en cuenta la situación y tras los recientes atentados en Francia y, posteriormente, en Suecia, la pregunta es si algo así puede suceder en España. Según el profesor y miembro del Grupo de Estudios en Seguridad Internacional de la Universidad de Granada, Javier Jordán Enamorado, la respuesta es sí, por tres razones: “porque la actividad terrorista es una realidad en nuestro país desde hace dos décadas”, porque “hay motivos sobrados para suponer que a día de hoy pervive en nuestro país un entramado yihadista sólido, movilizado por lo que acontece en Siria, Irak, Libia o el Sahel, y del que podrían surgir personas dispuestas a atentar en España”, y, por último, porque los terroristas “tienden a imitar las acciones ajenas”.

Otro experto en geoestrategia y terrorismo, el coronel Pedro Baños, señalaba en una entrevista que los atentados de Francia podían ser emulados en España por “grupos organizados, lobos solitarios o meros trastornados que buscan su momento de gloria”. “No es descartable pero no quiero ser alarmista”, puntualizaba Baños. “Podemos estar ocupados pero no preocupados”. Y es que, como afirma Fernando Reinares, investigador principal de Terrorismo Internacional en el Real Instituto Elcano y catedrático de Ciencia Política en la Universidad Rey Juan Carlos, “en los países occidentales en general y en los europeos en particular se teme que los atentados relacionados con la yihad terrorista individual, en conjunto relativamente escasos hasta hace tres o cuatro años, estén incrementando su frecuencia”.

En la localidad gaditana de San Fernando, con múltiples instalaciones y población militar, se han extremado las medidas de seguridad y se han realizado recomendaciones a los miembros de las Fuerzas Armadas para que aumenten sus precauciones. Evitar ir de uniforme por la calle, cambiar los itinerarios y las costumbres diarias son algunas medidas de seguridad que los militares están comenzando a tomar ante el temor, sobre todo, de la actuación de algún ‘lobo solitario’.

Es importante que la sociedad española esté preparada para lo que viene, ya que si, hasta ahora las amenazas directas habían sido habituales en la red, previsiblemente se incrementen. Como señala el trabajo colectivo del Real Insituto Elcano, ‘España en el mundo durante 2015: perspectivas y desafíos’, “la participación española en contra de los yihadistas repercutirá en la batalla propagandística que éstos sostienen contra todos los que le hacen frente”. La bandera de España ondea desde el 22 de febrero en la base de adiestramiento militar de Besmayah, en Iraq. Allí, el contingente español, participa en la coalición internacional contra Daesh formando y adiestrando a las Fuerzas Armadas iraquíes. Detener a los yihadistas dentro y fuera de las fronteras españolas es el objetivo y debemos estar preparados para la consecuencia: el aumento de la amenaza terrorista.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir