, , ,

Turquía: El IS llama a la puerta de Erdogán

Por Beatriz Yubero

“Ankara will be in 2013 the capital of defense industry, the central hub for air and railway transport, medical and health tourism”. Esta es la declaración que fácilmente un extranjero puede encontrar al llegar a Turquía en cualquier panfleto propagandístico, repartido en universidades y agencias de desarrollo, destinadas a recaudar inversión extranjera. El orador de la cita no es otro que R. Tayyip Erdogan, Primer Ministro de Turquía.

Sin duda, el país no se encuentra desencaminado respecto al ambicioso proyecto que su electo Primer Ministro tiene pensado para el mismo, sin embargo, en dicho propósito asaltan algunas dudas.

Turquía acoge alrededor de 80% de lo contratos de la industria de defensa, dos de las mayores firmas de esta industria, ASELSAN y TAI son precisamente turcas, posicionándose ambas entre las 100 primeras firmas de Defensa del mundo. No es de extrañar que el país invierta en materia de Defensa si tenemos en cuenta que actualmente Turquía no mantiene buenas relaciones diplomáticas con ninguna de las potencias que le rodean.

Respecto a la presencia extranjera en el país, Turquía mantiene 98 embajadas de todo el mundo en su territorio, además de un buen número de oficinas de diversas organizaciones internacionales entre las que se encuentran: Unión Europea, Naciones Unidas y la dependiente de esta, ACNUR; el Banco Mundial, WHO y FAO entre otras. Algunas de esas oficinas como la de ACNUR son las encargadas de recoger y facilitar la ayuda mínima a los refugiados que procedentes de Siria e Irak llegan en masa a Turquía huyendo de los conflictos que asolan dichos países.

En cuanto al capital humano, también importante, cerca de 4.9 millones de personas se sitúan por debajo de los 30 años de edad tan sólo en la capital, Ankara, que acoge aldrededor de 7 millones de habitantes (censados). De esos cerca de 5 millones, según datos aportados por el Gobierno, alrededor 200.000 se encuentran cursando sus estudios superiores. Ankara resulta ser además, la segunda mayor economía del país.
No obstante la situación social y política del país se tensa cada día más. El malestar social recorre las calles de Ankara. Muchos jóvenes se quejan asiduamente del pésimo sistema educativo que no ofrece a los estudiantes los conocimientos necesarios para poder competir en el extranjero. Ejemplo de ello es que la población turca no tiene apenas conocimientos de la lengua inglesa y la tendencia general es el desconocimiento de un segundo idioma mas allá de la lengua materna.

La presencia de refugiados sirios en las calles de Ankara, recluidos a suburbios y desprotegidos de cualquier ayuda material o médica ha incentivado ese malestar generalizado que polariza aún más las opiniones entre los nacionalistas y los detractores del Gobierno.

Las manifestaciones

Esta última semana se han producido en la capital protestas generalizadas en las que han resultado muertos a manos de las fuerzas policiales 22 manifestantes. La razón de la protesta ha sido la parálisis del Gobierno ante el avance del Estado Islámico, que mantiene ya células durmientes en el país y la inactividad del ejército ante el avance de los radicales en Kobane, ciudad norteña de Siria que se encuentra en pleno Kurdistán. De hecho, es actualmente la propia población la encargada de combatir a los terroristas yihadistas a las puertas de Turquía, ahora, con ayuda de la Coalición que desde hace una semana está bombardeando la zona. Fue precisamente el pasado martes cuando se lanzó el mayor ataque sobre la ciudad kurda desde que la Coalición Internacional entrara en Siria. Este ataque ha favorecido a la recuperación de una colina estratégica a las afueras de la ciudad de Kobane y parece haber frenado el avance de los terroristas yihadistas que controlaban ya más de un 40% del territorio y que actualmente si sitúan a las puertas de Bagdad.

Mientras tanto R. Tayip Erdogán ha otorgado a Estados Unidos el permiso para posicionarse en las bases militares turcas con el objetivo de controlar el tránsito de armamento y movimientos terroristas que circulan en el sur de Turquía así como otorgarle a la potencia Occidental un lugar privilegiado a las puertas de Oriente Medio.

Esta doble estrategia en el juego de Erdogan hacen pensar que Turquía no tomará posiciones en el conflicto que asola la región ni tampoco actuará ante el avance de los terroristas que se encuentran ya dispersos por el país. Es precisamente Ankara una de las ciudades de tránsito de estos yihadistas que aprovechan para proceder a la captación de nuevos reclutas en mezquitas y oratorios, algunos de ellos situados en el centro de la ciudad. Es por ello que el Gobierno ha de extremar sus precauciones pues no hay mayor caldo de cultivo que favorezca el radicalismo del que se alimenta el IS que la inestabilidad social y el desgobierno.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir