, , ,

Tropas internacionales cercan al Daesh en Siria, Irak y Libia

Por Diego Caldentey *

Los bastiones de Daesh en Sirte, Mambij, Alepo y Faluya están sitiados por diversas fuerzas. En esta última localidad iraquí los soldados están a apenas 3 Km. de los terroristas. En Manbij, localidad siria situada al norte de la provincia de Alepo, la milicia kurdo-árabe Fuerzas de Siria Democrática (FSD) ha cortado todas la vías de suministros.

La ciudad iraquí de Faluya vuelve a ser una olla a presión. En las últimas horas la situación se ha tornado dramática. Fuerzas iraquíes que se han desplegado esta mañana en los alrededores de la ciudad continúan cerrando el cerco a los yihadistas de Daesh.

La situación se ha agravado hasta límites insospechados durante la jornada de ayer, cuando 90.000 personas aún permanecían atrapadas en la mencionada ciudad iraquí, según la última estimación de la ONU.

Allí, centenares de civiles de Irak podrían haber sido torturados en los últimos días y algunos de ellos también ejecutados tras ser capturados por milicias chiís que avanzan en la ofensiva, mientras en la ciudad se libra una batalla sin cuartel contra el EI.

Las autoridades locales informaron que se han encontrado cadáveres mutilados y destrozados. Señalaron que las milicias habían arrestado a 600 personas durante los combates que mantuvieron en Saqlawiya, localidad vecina a Faluya.

Tras desencadenarse esta situación, en la que decenas de iraquíes fueron detenidos y separados de sus familias cuando huían de la población, de gran mayoría suní, ahora las fuerzas iraquíes parecen dispuestas a todo.

En ese contexto, la ONG Consejo Noruego de Refugiados asegura que varios civiles fueron asesinados por el EI cuando intentaban cruzar el río Éufrates para escapar de la ciudad. Según explicó a la agencia Reuters el oficial del Ejército iraquí Ali Hanun, “decenas” de civiles han sido asesinados desde que empezó la ofensiva de Faluya.

Ahora, las fuerzas militares iraquíes parecen haber dado un nuevo giro en su estrategia. A comienzos de la pasada semana habían decidido repentinamente ralentizar una ofensiva que había sido iniciada a finales del pasado mes. El motivo de interrumpir las acciones bélicas en el principal bastión actual de Daesh era proteger a 20.000 niños atrapados en la ciudad, que corren el peligro de convertirse en escudos humanos o soldados de los yihadistas.

Sin embargo, ahora han cambiado esa postura, tras el riesgo latente de asesinatos masivos por parte de EI, que mantiene a decenas de rehenes en su poder. Abdelwahab al Sadi, general de las tropas de élite iraquíes, ha manifestado en el barrio de Shuhada, al sur de la ciudad, que las fuerzas de seguridad se encuentran a escasos tres kilómetros de la posición de los yihadistas de Daesh

Combates en Mambij

Manbij es una ciudad siria situada al norte de la provincia de Alepo, cercana a la frontera con Turquía y también controlada por el Daesh. Su importancia es estratégica ya que se ubica entre esa provincia y la oriental de Raqa, el principal feudo de los yihadistas en territorio sirio.

La milicia kurdo-árabe Fuerzas de Siria Democrática (FSD) ha lanzado una ofensiva y cortado todas la vías de suministros a la ciudad. En estos momentos se encuentra rodeada por todos los frentes, según informa el Observatorio Sirio de los Derechos Humanos (OSDH), con sede en Londres.

Esta milicia, respaldada por Estados Unidos y apoyada sobre el terreno por los bombardeos de la coalición internacional y con miembros de las fuerzas especiales de Estados Unidos, ha cortado la última carretera que une la ciudad controlada por el Daesh con Turquía, según informa La Vanguardia.

Un total de 132 miembros del Daesh y al menos 21 miembros de las FSD han muerto en los enfrentamientos, además de 37 civiles.

En Alepo bombardean hospitales

Alepo, la segunda ciudad más importante de Siria, está dividida entre las fuerzas gubernamentales y los rebeldes moderados e islamistas. El régimen sirio controla los barrios occidentales de la ciudad, mientras que los opositores la parte oriental. Es donde está el principal foco de la guerra entre la oposición y El Asad.

El pasado miércoles el Gobierno sirio lanzó un bombardeo intenso que alcanzó el hospital de Al-Hakim y personal sanitario debió rescatar a un grupo de recién nacidos a punto de morir. Mientras el centro médico funcionaba con normalidad, un sorpresivo ataque con explosivos a las puertas del inmueble provocó el derrumbe de parte de la fachada y de sus instalaciones interiores.

El Asad prometió esta semana en una intervención en el Parlamento de Damasco liberar cada pulgada de Siria de la presencia de terroristas y aseguró que Alepo sería la tumba de los sueños y las esperanzas de Erdogan.

Siria, por su parte, lanzará en breve con el apoyo de la aviación rusa una ofensiva para liberar Alepo aseguró esta semana Riad Haddad, embajador sirio en Moscú.

Sirte, bajo fuego

Por otra parte, la artillería pesada de las fuerzas progubernamentales de Libia han bombardeado este viernes al Daesh en Sirte, Libia, después de haber logrado entrar en esa ciudad que mantienen cercada. “Los disparos con artillería pesada están apuntando a las posiciones del Daesh en los alrededores del centro de conferencias Uagadugu”, han indicado las fuerzas leales al Gobierno de unión nacional.

El Daesh controla la ciudad desde junio del año pasado. Allí tiene instalado su centro de mando en el complejo de Uagadugu, en el centro de Sirte, situada 450 kilómetros al este de la capital Trípoli.

Las tropas leales al Gobierno lograron entrar en Sirte después de tomar el control de sus dos entradas por carretera, al este y al oeste. Igualmente, la Armada bloqueó los accesos marítimos para que los yihadistas no huyan por mar.

La pérdida de Sirte, ciudad natal de Muamar Gadafi, donde murió el 20 de octubre de 2011 a manos de una turbamulta, representaría un gran revés para el Daesh, que está sufriendo los mencionados reveses en Irak y Siria. La localidad es su principal bastión en Libia, donde ha aprovechado el caos y la inseguridad para implantarse.

*Artículo publicado en Atalayar

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir