, , , , ,

Tras el levantamiento palestino, más apartheid

Por Guido Luppino – Artículo de opinión

Desde hace varias semanas, tanto en Cisjordania como en Gaza continúa el levantamiento por parte de la población palestina. Ante el asedio permanente ejecutado por las fuerzas de seguridad israelíes, los palestinos se defienden con lo que tienen a su alcance. Esto es una muestra más de que Palestina no acepta la idea de ser borrada del mapa, mientras que el gobierno israelí, presidido por Benjamín Netanyahu, no detiene sus ambiciones colonialistas.

En Palestina la violencia es moneda diaria. Una vez más, los medios se encargan de poner el foco en los casos de violencia de individuos palestinos acuchillando israelíes, sin ahondar en las causas de la violencia ni en la constante represión que sufren a diario los ciudadanos palestinos. Por otro lado, cada vez que Israel bombardea Gaza se informa de que se actúa en respuesta al “terrorismo de Hamás”, sin considerar el afán colonialista e imperialista de Israel, o se presenta esta agresión como un conflicto entre las dos partes. Tampoco se comunica la situación que vive Palestina bajo el bloqueo diario, ocho años ya, que Israel impone sobre la Franja de Gaza.

La violencia se convirtió en toda una institución en los territorios palestinos, como parte del proceso de la ocupación israelí, y como consecuencia del mismo. La “defensa” que alega el Estado de Israel es su manera de encontrar explicaciones a la violencia que ejecuta. Desde la guerra de 1948, y tras la declaración de Israel como Estado, la Organización de las Naciones Unidas (ONU) decretó el derecho de los refugiados palestinos de retornar a sus tierras; una Resolución que todavía no se cumple. Con la Guerra de los Seis Días en 1967, Israel se anexionó más territorios, y a día de hoy continúa sin devolverlos, tal como le indica la Resolución 242 de la ONU. De hecho, la ocupación se intensifica día tras día, y el sionismo político prosigue su andar arrasando territorios, dejando expuesto al pueblo palestino contra las armas israelíes que cuentan con la complicidad de Estados Unidos, su gran aliado.

La violencia se agudiza en Cisjordania y Gaza. Las muertes son diarias, ya sean palestinos acuchillando ciudadanos israelíes en respuesta a la colonización como el Ejército del Estado de Israel reprimiendo con balas de goma y plomo a palestinos. Las calles están sumidas en una ola de violencia que, por ahora, no parece tener punto final. Estos hechos forman han sido denominados como una nueva “miniintifada”. 

A raíz de lo que viene sucediendo en Palestina, la parlamentaria sionista, Anat Berko, propuso definir al “terrorismo” como delito con motivación nacionalista y de esta forma los menores de 14 años pueden ser apresados de manera domiciliaria, hasta el momento de ser trasladados a una cárcel al cumplir los 14 años.

Por su parte, Netanyahu anunció que habrá controles más estrictos sobre vehículos palestinos, mientras que aumentará el número de carreteras separadas para palestinos e israelíes. Sumado a esto, confirmó que los permisos de trabajo de palestinos en tierra israelí serán revocados para los familiares de presuntos agresores. Por último, el Ministro de Defensa israelí, Moshé Yalón, declaró oficialmente que se construirá un muro de seguridad en la frontera con Gaza, al igual que el ya existente que bordea Cisjordania. La razón es evitar que los palestinos pasen desde la Franja de Gaza hacia Israel.

La manera de obrar con intenciones separatistas muestra  claramente el apartheid que sufren los palestinos. Mientras tanto las relaciones diplomáticas entre Israel y Palestina no avanzan, lo que deja un panorama confuso a la hora de esperar una pronta resolución que ponga freno a la violencia desatada.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir