, ,

Siria: mirar al sur para no perder el norte

siria bandera

Por Itxaso Domínguez de Olazábal

Para cualquier persona que se interese por Oriente Medio, una de las tareas más difíciles en la actualidad estriba sin duda en dictaminar cuál es la situación sobre el terreno en Siria. Joshua Landis, uno de los analistas que estudian más de cerca el conflicto, estima que el régimen controla 45% del territorio -y 65% de la población-, el Estado Islámico (OEI) controla 35% del territorio (desértico en su mayor parte ) -y 16% de la población-, mientras que los kurdos controlan el 9% y Jabhat al-Nusra el 5% del territorio. Los rebeldes, o al menos lo que conocemos como tal, controlan sólo un 6% del territorio. Los rebeldes se enfrentan de hecho en el Norte a una derrota inminente a manos de al-Nusra, que ya controla gran parte del noroeste del país y se ha hecho con el control de Idlib. El régimen domina Damasco, la costa mediterránea y gran parte de las zonas entre medias, en una estrategia que busca enfrentar a ricos contra pobres y ha visto reforzado su control en zonas urbanas a expensas de las zonas rurales. El OEI controla por su parte el Este. Y, por último, los kurdos controlan su territorio aunque se niegan de momento, e incluso tras la victoria de Kobane- a proclamar la independencia de la región de Rojava.

Queda preguntarse ¿qué es lo que controlan los rebeldes, pues? ¿A partir de dónde esperan sus aliados que reconquisten territorio? Y a esta pregunta no cabe sino contestar: el sur. Allí donde quizás tanto Siria como los idealistas de parte y otra del planeta encuentren su última esperanza. El “Frente del Sur”, como se hace llamar la alianza de rebeldes que incluye a más de 50 grupos como el poderoso Ejército de Yarmouk o Fallujah Hawran y representa más de 30.000 soldados, se proclamó como tal a mediados de febrero de 2014. Una alianza que ha demostrado ser capaz de conservar durante varios meses gran parte del territorio del gobernado de Daraa, allí donde comenzaron las revueltas, a 90 millas al sur de Damasco. Hoy por hoy continúan a las riendas de las las áreas más cercanas a la frontera jordana, y son definidos por los expertos no solo como los “mejor organizados”, sino también como los “infiltrados en menor medida por pulsiones yihadistas”. Sus propios miembros aseguran que podrían estar en posición de derrotar a Assad si contaran con suficiente ayuda y apoyo por parte de Occidente. Y sobre todo si se logra convencer a los aliados de que garanticen una zona de exclusión aérea en el sur, del estilo de la que Turquía lleva reclamando meses.

Lo más sorprendente de esta coalición, atípica si se tiene en cuenta la imposibilidad de los rebeldes de unirse ha sido lo que ha determinado sus múltiples derrotas, es que desde el principio hicieron recurso a un lenguaje igualitario, nacionalista y unificador, que por momentos recordaba a las consignas revolucionarias de 2011. El texto tenía también un regusto democrático y hacía referencia a “la voz moderada y el brazo fuerte del pueblo sirio“. Siguiendo estas consignas, hace pocas semanas se creó un consejo provincial encargado, entre otras tareas, de coordinar la llegada de ayuda humanitaria y de garantizar la defensa de infraestructuras clave. El Frente del Sur cuenta asimismo con su propia rama periodística, la Organización de la Prensa Siria.

El Frente del Sur sorprendió -e incluso ilusionó a muchos anunciando que había trazado un plan en el que se detallaban los distintos pasos de la transición política una vez ganada la mano en el terreno militar. Los términos del documento se distancian de los fijados por la oposición siria en el exilio, a la que en principio se reservaban las decisiones políticas pero que se ha mostrado cada vez más desconectada de la realidad, inconsistente y fraccionada. Muchos rebeldes se han dado cuenta de que esperar a que ésta actúe puede alargar la guerra durante años. La idea parece ser apropiarse poco a poco y dar contenido a la propia existencia de un Ejército Sirio Libre enormemente cacareado desde el principio, pero de cuya existencia como un ente militar per se nadie tiene la prueba.

De acuerdo con una entrevista concedida a Reuters por uno de sus líderes, Abu Hamza al-Aqbouni, el plan se refiere a la creación de unas nuevas fuerzas de seguridad de carácter civil encargadas de salvaguardar “instituciones nacionales” como el Ejército o el gobierno interino compuesto por tecnócratas, que ascendería en su caso al poder a la espera de que puedan convocarse unas elecciones dignas de tal nombre. El proyecto hace también mención a la protección de todos los ciudadanos sirios independientemente de su creencia -se han llevado a cabo cuantiosos esfuerzos para asegurar a cristianos y drusos que tendrán su sitio y voz en el futuro del país- y condición. De hecho, el documento fundacional de febrero hacía incluso referencia a la protección de derechos humanos y libertades fundamentales. No es baladí señalar que la hoja de ruta toma como punto de partida el derrocamiento de Bashar al-Assad. Ello deja claro que los “rebeldes moderados” no están dispuestos a aceptar -al contrario de lo que parece estar ocurriendo en Occidente- que Assad sea considerado un mal menor.

Con esta estrategia esperan atraer la atención y los recursos de los enemigos del Presidente sirio. De hecho, gran parte de la ayuda militar que han recibido los rebeldes llega a través de Jordania, donde se encuentra el Centro de Operaciones Militares, un centro de logística y abastecimiento principalmente a cargo de Estados Unidos, pero en el que también operan aliados como Reino Unido, Arabia Saudí y Emiratos Árabes Unidos. Las propias autoridades jordanas han adoptado sin embargo una actitud extremadamente cautelosa respecto de un progreso excesivo de los rebeldes. Y, a pesar de que Estados Unidos haya declarado que apoyar a los rebeldes moderados -el plan “Train and equip” sueña con crear un ejército sirio desde cero- es la única manera de garantizar que en un futuro será posible librarse de Assad, han permitido que tanto grupos extremistas como régimen sirio aticen con fuerza a rebeldes de todo signo.

El Frente del Sur no ha emitido ningún documento en el que se deje claro ni la jerarquía ni el funcionamiento de sus operaciones militares, aunque en cambio deja claro que “cada líder tendrá la libertad de decidir sobre sus operaciones correspondientes“. Ellos mismos aclaran que su coordinación militar depende de un centro de mando móvil, bajo una dirección unificada pero no un comandante general. Es precisamente esta composición dinámica y difusa la que permite que los rebeldes se mantengan ágiles en sus operaciones, ayudados por los fuertes lazos tribales existentes en la zona, que también ayudan a resolver las disputas que puedan surgir. En este sentido, no obstante, las críticas apuntan a que esta desorganización deja claro que el Frente del Sur es claramente de un producto meramente para consumo occidental, una manera de mostrarse organizados para recibir más recursos que sus contrincantes rebeldes.

Algunos analistas también consideran que mientras que el Frente del Sur puede ser un modelo viable para un sur homogéneo y desértico, resultaría en su caso mucho más difícil implantarlo en el norte. Parece desmentir este aspecto el que tras meses de negociaciones haya tenido éxito el intento de unificar el “Frente de Levante” en derredor de Aleppo. El pasado 25 de diciembre, los cinco principales grupos rebeldes bajo la etiqueta “islamistas” en la zona -excepto al-Qaeda y el Estado Islámico- anunciaron que se habían unido bajo un comando conjunto. La mayoría de estos grupos también reciben apoyo directa o indirectamente del Centro de Operaciones Militares, esta vez basado en Turquía. Todavía no han hecho público ningún manifiesto político.

Otra amenaza que se cierne sobre el Frente del Sur es el que, aunque aún no se hayan visto enfrentados a JAN e incluso hayan luchado juntos en momentos puntuales, sus miembros son conscientes de que ese momento llegará, ya que estos últimos han declarado la guerra a todas las “fuerzas nacionales”. Por si esto fuera poco, llegar a Damasco les resultará sin embargo, y con los medios hoy por hoy a su alcance, prácticamente imposible, ya que la el territorio está salpicado de instalaciones militares erigidas con la vista puesta en una posible guerra con Israel. Una esperanza, quizás, pero aún muy lejana.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir