, , ,

El Kremlin despliega diplomacia y fuerza en Siria

Por Cristina Casabón con la colaboración de Jesús M. Pérez.

La reticencia de Obama a intervenir en Siria desde que la revuelta contra el gobierno estalló en marzo de 2011 – incluso cuando el presidente Assad cruzó la “línea roja” lanzando ataques con armas químicas contra su población – ha terminado en una nueva configuración de los actores involucrados. Durante todo este tiempo, Moscú se ha dado un margen de maniobra en base a sus objetivos declarados, pero ahora Rusia ya está utilizando las fuerzas militares para defender sus intereses sobre el terreno.

La iniciativa del presidente Vladimir Putin ha abierto nuevas posibilidades de juego, y es él quien está ahora tomando las riendas en el plano político y militar para conseguir un paraguas internacional que sirva a sus propios intereses geoestratégicos en Siria. Después de escuchar a Obama afirmar ante la Asamblea que “está preparado para trabajar con todos los países, incluidos Rusia e Irán, para resolver el conflicto”, el presidente ruso promocionó una nueva campaña “antiterrorista” formada por una coalición que incluya a Occidente, Irán, Turquía y las monarquías del Golfo Pérsico.

El plano político

El inicio de negociaciones diplomáticas entre Rusia y otros gobiernos implicados en el conflicto sirio se produce en paralelo a dos acontecimientos importantes: la debilidad de las fuerzas del gobierno sirio sobre el terreno, y la intensificación de la ayuda militar de Rusia al gobierno de Bashar Al-Assad.

Los rusos van a apostar por el gobierno de Assad, que se encuentra debilitado tras el avance de otros grupos yihadistas como Jabhat al-Nusra y el Estado Islámico (ISIS) desde septiembre de 2014 a junio de 2015. Los informes de un aumento importante en el despliegue de las fuerzas militares rusas e iraníes patrocinando al régimen de Assad parecían confirmar que el régimen es incapaz de mantener el status quo y necesita apoyo exterior.

El mismo Assad reconoció su debilidad sobre el terreno el pasado mes de julio e informó que sus fuerzas se han reducido notablemente por bajas y deserciones, lo cual obliga al régimen a depender cada vez más de combatientes extranjeros tales como la poderosa Guardia de la Revolución iraní y Hezbollah – los iraníes se concentran en la capital y Hezbolá protege la frontera del Líbano cerca de Homs y Hama. El riesgo de colapso del régimen parece haber desencadenado el avance militar y la iniciativa diplomática de Rusia.

Moscú ha retratado a Assad como el baluarte más eficaz contra ISIS y hace hincapié en su determinación de luchar contra el “terrorismo”, y con ello Putin busca por encima de todo consolidar su posición y defender sus intereses. La base aérea de Latakia se ha transformado en una pista de aterrizaje rusa, y el puerto de Tartus está siendo ampliado como una base naval rusa que permita  construir capacidad militar en el Mar Mediterráneo.

Si el terrorismo yihadista o los rebeldes sirios le ganan la partida a Assad, la caída del régimen podría tener consecuencias negativas para Rusia. Putin apoya mantener a Assad en el gobierno, pero en caso de que Occidente no quiera que Assad forme parte del futuro de Siria (el poder de la opinión pública en periodo preelectoral en EEUU es un factor a tener en cuenta), el Kremlin quiere asegurarse de que cualquier transición sea ordenada, y que un hipotético gobierno post-Assad respete sus intereses en Siria y en la región.

El plano militar 

Desde 2012 Moscú ha llevado a cabo operaciones de asesoramiento y formación para reforzar sus posiciones militares con el objetivo de tener un punto de apoyo estratégico en el Mediterráneo y una posición de influencia dentro de Siria.

Durante las últimas semanas, Putin comenzó a jugar un papel más visible en el terreno, defendiendo al régimen contra las ofensivas en Latakia y en la Provincia de Homs. Los movimientos de las tropas mostraban que se están preparando para ir a la batalla con el fin de evitar la caída del dictador. El ejército sirio ha comenzado recientemente a utilizar nuevos tipos de armas aéreas y terrestres suministradas por Rusia así como asesores e instructores militares para la formación y el asesoramiento de las fuerzas militares sirias. Hoy vemos más aviones rusos en Siria y barcos cruzando el Bósforo rumbo a Siria cargados de material de guerra.

Según comenta el analista en Seguridad y Defensa Jesús M. Pérez, en la actualidad “tenemos claros indicios de que las fuerzas especiales rusas operan en primera línea de combate; y numerosos vídeos y fotos que confirman que los rusos ya están sobrevolando Siria. Hasta hace unas semanas Rusia vendía armas y posiblemente proporcionara instructores para manejar ciertos equipos. Pero ahora ha desplegado a infantes de marina, aviones, drones y helicópteros… drones rusos sobrevuelan la provincia de Idlib, lo que da una idea de que su prioridad no es combatir a ISIS sino Jaysh al-Fatah [quienes previamente habían lanzado una ofensiva que expulsó a las fuerzas del gobierno de la Gobernación de Idlib].”

Pero también hay indicios de que Putin juega un doble juego en Siria. El General, Philip Breedlove habló de una nueva burbuja rusa de anti-acceso, o área negación [A2 / Ad, como se le conoce en el Pentágono] en el Mediterráneo oriental. Esto puede ser utilizado para tratar de mantener al ejército de EEUU fuera del espacio aéreo sirio. Como indica Jesús M. Pérez, todo parece señalar que “Rusia ha movido ficha para negar capacidad de acción a la OTAN/Occidente e impedir que alguien se plantee montar una “no fly zone” sobre Siria”.

Parece que tras un considerable margen de maniobra, Rusia ha dado el siguiente paso: declaración diplomática escenificada en la Asamblea de la ONU para defender sus intereses, y a poder ser bajo el paraguas de una coalición “antiterrorista”, acompañado de una ofensiva militar que ya está teniendo lugar sobre el terreno. Las intenciones son menos claras. Como indica el especialista,”el movimiento ruso podría servir para impedir a Occidente una intervención de OTAN al estilo de Libia, y a su vez puede forzar a Occidente a aceptar al régimen de Assad como actor fundamental”.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir