, , ,

Palestina quiere llevar a Israel a la Corte Penal Internacional

DSC_0044

Foto de Beatriz Yubero

Por Maryem Essadik Rhafour (Ankara)

Sólo mediante el reconocimiento de Palestina se puede alcanzar la paz y garantizar una negociación igualitaria y efectiva con Israel. Bajo esta idea se basa tanto la Política de Asuntos Exteriores de la mayoría de los estados europeos como la Política de Relaciones Exteriores de la Unión Europea. En la agenda de Federica Mogherini, Alta Representante de la Unión Europea  para Asuntos Exteriores y de la Política de Seguridad, está el deseo de terminar su candidatura habiendo alcanzado el reconocimiento de Palestina como Estado Independiente.

En las primeras declaraciones que ha hecho Mogherini a los medios de comunicación inmediatamente después de la toma de poder ha señalado que uno de sus propósitos a alcanzar durante los próximos cinco años de su mandato es “tener un Estado Palestino“.l, consciente del enorme papel que la UE tiene en Oriente Próximo en el proceso de paz, así como de la importante necesidad de una coordinación de la Política Exterior de los estados miembros.

No obstante, la efectividad de tal reconocimiento se puede ver paralizado en el Parlamento Europeo, por parte del grupo mayoritario, los Demócratas Cristianos, que se muestran reacios a desviar la posición europea de la estadounidense. Esta situación ha llevado a Estados Miembros como Suecia a  reconocer a  Palestina como Estado de facto el pasado día 29 de octubre.

Suecia es el primer país europeo en reconocer  a un posible Estado Palestino, mientras que otros estados miembros ya habían efectuado este paso antes de formar parte de la Unión como es el caso de Hungría, Malta, Chipre, Polonia, República Checa, Bulgaria y Rumanía. La ministra de Asuntos Exteriores de Suecia, Margot Wallström, aseguró que Palestina cumple con los criterios establecidos en el Derecho Internacional para proceder a su reconocimiento. El Gobierno Sueco cree que tal iniciativa  favorecerá el proceso de paz en Oriente Medio.

Por otro lado, el Gobierno que preside Natanyahu no ha recibido de buen agrado la decisión sueca y no ha dudado en amenazar con retirar a su embajador del país nórdico. Sin embargo, Suecia es un país que no se deja manipular fácilmente, adoptando una postura firme ante las actuaciones del ejecutivo israelí, como ya venía haciendo respecto a los asentamientos ilegales que este país lleva a cabo en territorio palestino.

Estados como Francia, España, Reino Unido, Bélgica, Irlanda y Dinamarca están siguiendo los pasos de Suecia, presentando similares propuestas a sus respectivos parlamentos nacionales. Sin embargo, en algunos estados tales propuestas se pueden quedar tan solo en papel mojado, como es el caso de Reino Unido e Irlanda, en donde dichas iniciativas no se harán efectivas debido a sus sólidas relaciones con Israel. En Francia, por su parte,  tal reconocimiento se se puede ver dificultado pero no perdido.

El pasado 17 de diciembre de 2014, el Parlamento Europeo ha dado un paso decisivo, bajo la iniciativa ¨Parlamentarios por la Paz¨,  al aprobar con una mayoría de dos tercios el reconocimiento del Estado Palestino respetando las fronteras acordadas en 1967. Después de varias negociaciones en la Eurocámara, los  Demócratas Cristianos han dado luz verde al reconocimiento de Palestina a condición de que éste lleve a las negociaciones oportunas y necesarias con tal de garantizar la paz en la zona. Tal reconocimiento se llevó a cabo una vez que el Tribunal de Justicia de la Unión Europea sacó al grupo político Hamas de la lista de grupos terroristas en el pasado mes de diciembre. No obstante, el Consejo Europeo ha hecho un llamamiento para revertir esta decisión.

Martina Anderson, eurodiputada británica del grupo de Izquierda Unitaria y Presidenta de la delegación de relaciones con el Consejo Legislativo Palestino hizo las siguientes declaraciones el pasado 17 de diciembre de 2015: ¨La viabilidad de una solución basada en dos Estados ha sido socavada de manera continua por la ocupación israelí, aunque se supone que trabajan para alcanzar tal solución a través de negociaciones. No se puede seguir así.  El reconocimiento del Estado palestino no debería verse sólo como el resultado de las negociaciones, sino como la base de una negociación auténtica para alcanzar una solución basada en dos Estados¨

El alcance de una paz duradera en la zona no es una tarea fácil si los dos estados no están completamente dispuestos a ello. Por otra parte, la coordinación de las distintas Políticas Exteriores de los Estados Miembros en la cuestión palestina sería un éxito para la UE.

 ¿Cual es la postura del Gobierno Español?

En España, no han faltado precursores de la idea de reconocimiento del Estado Palestino tras el paso llevado a cabo por el gobierno sueco.

El pasado mes de noviembre, el Partido Socialista  Obrero Español (PSOE) e Izquierda Unida (IU) presentaron una propuesta legislativa al ministerio de Asuntos Exteriores donde se señalaba que sólo mediante el reconocimiento de Palestina se podría alcanzar la coexistencia de dos Estados a través  de un diálogo y acuerdos que garanticen la paz y seguridad para ambos pueblos.

El objetivo de los mismos es encaminar y no dejar atrás la política exterior del Reino Español con respecto a la política de Asuntos Exteriores de la Unión Europea y los demás Estados Miembros.

El embajador de la Autoridad Palestina mandó un especial agradecimiento a través de su cuenta de Twitter a España por tal iniciativa, afirmando que el reconocimiento de Palestina es un proceso que Israel no puede detener si busca verdaderamente alcanzar la paz.

Contexto social e histórico

Tras la Primera Guerra Mundial y el fin del Imperio Otomano, Palestina pasó a estar bajo el control británico, como se fijó en el pacto de la Sociedad de Naciones junto con Irán y Jordania. Siria y Líbano, por su parte, quedaron bajo el mando Francés.

La independencia de Palestina quedó obstaculizada por meras interpretaciones teóricas y jurídicas, teniendo un trato diferente a la hora de reconocer su independencia y el ejercicio de su derecho de autodeterminación de un pueblo que cumple con los elementos del Derecho Internacional para ser un Estado – población, espacio territorial y autoridad.

El Estado Palestino declaró su independencia el día 15 de noviembre de 1998, en Argel, por unanimidad del Consejo Nacional de Palestina, produciéndose la consagración de la Autoridad Palestina y quedando como último paso el Comunidad Internacional.

Desde entonces, Palestina ha iniciado diversos procesos internacionales con el objetivo de alcanzar su independencia. Con el paso del tiempo ha conseguido el apoyo de la mayoría de los Estados de la Comunidad Internacional excepto de Estados Unidos, Canadá, Australia, Europa del Este y algunos estados de América Latina como México y Colombia.

El 29 de noviembre de 1947 la Asamblea General de Naciones Unidas adoptó la Resolución 181/11, después de que dos meses antes siete estados miembros (Canadá, Checoslovaquia, Guatemala, Holanda, Perú, Suecia y Uruguay) se declararon a favor de la partición de Palestina. Según esta resolución, un Estado árabe quedaría a disposición de la población autóctona mientras que otro Estado sería concedido a los judíos colonos. Palestina se convertiría supuestamente en dos Estados Independientes, uno árabe de 11 mil 800 Km cuadrados y un Estado judío de 14 mil 500 Km cuadrados. Tal resolución recibió el voto en contra de Afganistán, Arabia Saudita, Cuba, Egipto, Grecia, India, Irán, Irak, Líbano, Pakistán, Siria, Turquía y Yemen sin embargo, fue aprobada por 33 votos, 13 en contra y 10 abstenciones.

A pesar de haberse fijado tales fronteras, Israel no las ha respetado, llegando a apropiarse de una área de 20. 850 km cuadrados y dejando bajo control palestino un territorio de tan solo 5.400 km cuadrados. Bajo el pretexto de la legítima defensa, el Estado israelí ha respondido en cada ofensiva de forma desproporcionada. Ejemplo de ello lo obtenemos en la última operación militar ‘Margen Protector’ que se saldó con la vida de 2000  y 11.000 heridos palestinos y 72 israelíes, mayoritariamente militares.

Respecto a los diferentes actores internacionales, fue en el año 2003 cuando la UNESCO aceptó a Palestina como miembro mientras que en 2011 Naciones Unidas aceptó a Palestina  con el status de Estado Observador de Naciones Unidas (NNUU) en contra de la voluntad de Estados Unidos e Israel.

El último paso fue llevado por el presidente de la Autoridad Palestina, Mahmud Abbas, el pasado 23 de diciembre, solicitando formar parte de la Corte Penal Internacional. La propuesta  ha tenido una dura reacción por parte de Estados Unidos, que ha amenazado con la reducción de las ayudas que destina para el pueblo palestino mientras que mantiene las mismas para el pueblo israelí.

Que Palestina forme parte de la  Corte Penal Internacional perjudicaría tanto los objetivos del Estado judío como los de Estados Unidos por las inmediatas sanciones económicas que podrían recibir. Se prevé que el 1 de abril de este año Palestina sea el 123 Estado miembro de la Corte Penal internacional. El Representante de Palestina de la ONU, Riyad Mansour, anunció el pasado año que Palestina presentará en 2015 una queja sobre los ataques del año 2014 y los asentamientos ilegales de Israel.

En conclusión, Palestina está decidida a conseguir su reconocimiento y apoyo internacional e incluso llevar a Israel a la Corte Penal Internacional, aunque sabe que la guerra diplomática con Israel no es nada fácil, pero de momento todo parece estar  a favor de la parte palestina.

**Maryem Essadik Rhafour es licenciada en Derecho por la Universidad de Murcia. Especialista en Derecho Europeo, actualmente desarrolla su actividad académica en Turquía donde desarrolla su Máster en Derechos Humanos en la Universidad de Ankara.


0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir