, , ,

¿Otra intervención extranjera en Libia?

Verónica Sánchez Moreno

Este miércoles se celebrará en Madrid una conferencia política internacional que tendrá como objetivo evitar la deriva de la actual situación en Libia en un conflicto armado. En esta reunión multinacional organizada por el Ministerio de Asuntos Exteriores español y encabezada por el titular de este departamento, José Manuel García-Margallo, y su homólogo libio, Mohamed Abdelaziz, participarán representantes del “Grupo 5 + 5” (o Foro del Mediterráneo occidental), los siete estados miembros del Mediterráneo, así como miembros de la Unión Africana, de la Liga Árabe, de la Unión Europea, de la Unión por el Mediterráneo y de Naciones Unidas, con el representante especial del secretario general de la ONU para Libia, el español Bernardino León. Por lo tanto, Argelia, Chad, Chipre, Egipto, Francia, Grecia, Italia, Libia, Malta, Túnez, Marruecos, Mauritania, Níger, Portugal, Sudán y España serán los países que dialoguen para conseguir una resolución del actual caos libio.

Para los países de la región mediterránea es una prioridad absoluta la estabilización de Libia. La pasada semana, durante una reunión de los ministros de Defensa de la Unión Europea (UE), el representante francés, Jean-Yves Le Drian, solicitó a la UE pasar a la acción para defender Libia de los militantes islámicos, al tiempo que señalaba que los grupos terroristas acuden a las zonas desérticas del sur del país a reorganizarse y rearmarse y apuntaba la posibilidad de que las tropas francesas destacadas en Mali se trasladasen a la frontera con Libia, pero puntualizaba que, en esta operación, “Francia no puede actuar sola”. Asimismo, en una entrevista en la emisora “Europe 1”, Le Drian, subrayaba que los grupos yihadistas están adquiriendo “un papel importante” en Trípoli, Bengasi o en el sur del país. “Libia es mi preocupación fundamental”, afirmaba el titular francés de Defensa, porque este país “desestructurado” es a la vez la “puerta de Europa y de África”.

En un reciente artículo, el periodista Ignacio Cembrero, muestra como posible que una próxima intervención en Libia haya sido uno de los motivos por los que el Gobierno español no ha querido que el país se incorpore a la coalición creada por Estados Unidos durante la reciente Cumbre de Gales de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) para luchar contra el Estado Islámico (IS). “Es sobre todo en ese país, el que ostenta las mayores reservas de hidrocarburos de África, donde se prevé que será necesario intervenir de nuevo”, apunta Cembrero, al tiempo que señala en otro de sus artículos que “además de la creación en Libia de un apéndice del califato, los Estados magrebíes temen el regreso de los yihadistas originarios de la región que se marcharon a luchar en las filas del Estado Islámico en Siria e Irak”. Pedro González en ZoomNews afirma que “diversos informes en poder de los Ministerios de Asuntos Exteriores y Defensa señalan a Libia como la zona desde la que puede proyectarse la amenaza más inmediata para España, más próxima en el tiempo incluso que la que ofrece el IS”.

Otros, como el coronel de Artillería y analista del Instituto Español de Estudios Estratégicos (IEEE) Ignacio Fuente Cobo, señalan como “inviable” esta intervención extranjera en Libia por varios motivos. Por un lado, apunta Fuente, “hay que tener en cuenta la reticencia de las potencias occidentales a comprometer sus soldados en acciones terrestres en un escenario tan complicado y menos en unos momentos en los que las prioridades de seguridad occidentales están centradas en contener a Rusia en el este de Europa y en combatir al Estado Islámico en Siria e Iraq”. Por otro lado, “porque resulta muy difícil encontrar un enemigo claramente identificable en Libia, tal y como existe en Iraq con el Estado Islámico” y no “se podría argumentar la protección de la población civil”. Por último, según el coronel, no “resulta fácil decidir donde intervenir”, ¿en Trípoli? ¿en Bengasi?. “En definitiva, cualquier intervención militar occidental no sería ni pronto, ni resultaría fácil de llevar a cabo”, resume el analista.

Por su parte, Egipto y Emiratos Árabes Unidos (EAU) ya bombardearon en secreto, el pasado mes de agosto, posiciones de las milicias islamistas que luchan por el control de Trípoli. Como señala Ángeles Espinosa, EAU “ni confirma ni desmiente” la operación, mientras que “el Gobierno de El Cairo ha desmentido que sus aviones hubieran entrado en Libia, pero ha evitado aludir a la posible ayuda prestada” a la misma.

Tres años después de la caída del régimen de Muammar el Gadafi, tras la operación ‘Unified Protector’ de la OTAN, Libia se encuentra sumergido en un caos total de milicias que luchan por el control del país y sus recursos energéticos. Países como España, Filipinas, Tailandia, Vietnam, Grecia, Reino Unido, Francia, Egipto, Italia, Argelia, Canadá, Holanda o Brasil han evacuado de Libia a sus ciudadanos y Estados Unidos, Alemania y la Unión Europea han retirado del país a su personal diplomático. De hecho, la embajada de Estados Unidos en Trípoli, ya evacuada, fue ocupada a finales del mes de agosto por los islamistas de Amanecer en Libia.

El Ministerio español de Asuntos Exteriores señala como zona de riesgo todo el país, desaconsejando realizar viajes por carretera y evitar los desplazamientos “a las zonas del Sur fronterizas con Chad, Níger, Sudán, Argelia y el sur tunecino”, así como a las ciudades de Ghadames, Ghat, Sebha, Bengasi, Beni Walid y Sirte. Y señalando que existen zonas minadas en las regiones de Kufrah y del Tibesti y en los alrededores de Brega y Adjabia.

El día 17 de este mes de septiembre conoceremos si se decide una intervención en Libia, mientras, la pregunta es si esto solucionaría el conflicto, teniendo en cuenta la experiencia y las consecuencias de ‘Unified Protector’.

1 comentario

Trackbacks y pingbacks

  1. […] de intervención extranjera vuelven a sonar en Libia, algo que ya se barajó en septiembre del pasado año ante la situación de deterioro de la seguridad en el país, cuando el ministro de […]

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir