Observatorio de actividad DAESH-Al Qaeda en abril

Por Marta García Outón 

Durante el mes de abril, DAESH ha intensificado su actividad en Siria e Iraq (especialmente en Siria, donde ha pasado a realizar 57 ataques en un mes frente los 13 que ejecutó en el mes de marzo). En Iraq, el grupo terrorista se aprovecha de la desestabilización política y social del país y continúa las afrentas en zonas clave como Fallujah, Kirkut o Bajii.

En Siria, DAESH ha atacado los lugares más vulnerables –como los campamentos de refugiados junto a la frontera turca- e insiste en recuperar esos puntos estratégicos perdidos durante los meses anteriores que le aseguran legitimidad entre los suyos y su propia estabilidad interna, como Deir Ezzor, Hama, Damasco, Aleppo, Palmira… donde también colisiona con las unidades más preparadas de AlQaeda (Al-Nusra), quien ha reforzado su posicionamiento. No obstante, comparado con el mes anterior, Al Qaeda ha reducido su actividad, centrándola mayoritariamente en Siria e Iraq también, como si respondiera a los movimientos de necesidad y fortaleza de su rival –de hecho también ha empezado a hacerse notar en Bangladesh a la par que DAESH-.

Es interesante detectar el aumento de su actividad en el norte de África (aunque DAESH se ha olvidado este mes de Túnez, por el momento, ante la intensa defensa del país en la frontera). Han aumentado sus ataques en la disputada Bengazi en Libia, así como la defensa de sus posiciones en el Monte Sinaí de Egipto, donde también Al Qaeda ha empezado a hacerse notar. Además, sigue instigando en la frontera turca, en la Cáucaso, Afganistán y Yemen, aunque en estos dos últimos sitios su autoridad no está tan reconocida ante presencia de grupos terroristas más legitimados. No obstante, hay que destacar el nombramiento de un nuevo emirato en Asia: Bangladesh, lo que reafirma la necesidad de buscar alianzas entre grupos yihadistas menores que también necesiten un renombre –como ha pasado en Filipinas también-; y Asia es un territorio apetitoso para ello.

Las operaciones bélicas del DAESH han aumentado notablemente debido a su actividad más amplia en Siria e Iraq. Parece ser que durante este mes han reforzado en sus movimientos tácticos y han reducido el número de combates fallidos y pérdidas, aumentando de esta forma sus avances y ganancias por terreno sirio e iraquí, y recuperando zonas clave de Aleppo, Homs, Deir Ezzor…

En conclusión, podríamos decir que DAESH parece querer recuperar su posicionamiento en la zona fundamental de su califato: Siria e Iraq, donde ha descuidado sus fuerzas durante los últimos meses; bastiones que realmente legitiman la idea de Estado Islámico y que da fortaleza a su expansión global. Los golpes sufridos en esas zonas han supuesto pérdidas de moral y de unidades, pero tampoco han dejado de buscar lugares donde afianzarse y obtener más combatientes y financiación.

ActividadDAESHActividadAlQaeda

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir