,

Nueva demostración del mayor cobarde ejercicio militar

Por Cristina Casabón

“Nishtagea” – lanzar una dura respuesta- es una palabra israelí que designa un castigo para socavar los derechos de los palestinos, solo por el hecho de vivir en ‘la tierra prometida’. En medio de las tensiones generadas por la desaparición y asesinato (atribuido a Hamas) de Gilad Shaar, Eyal Yifrah y Naftali Fraenkel, tres jóvenes israelíes, Israel ha sometido desde el pasado martes a la Franja de Gaza a cientos de bombardeos.

El Ministerio de Salud de Gaza estima que 32 palestinos han muerto y más de 230 han resultado heridos por los ataques aéreos desde que comenzó la ofensiva militar. La aviación israelí ha bombardeado 60 casas en las ultimas 48 horas, y ha asegurado que intensificara los ataques y los palestinos ‘pagaran un alto precio’ en respuesta a los cohetes lanzados desde la franja de Gaza hacia Israel.

Esta ofensiva militar se ha bautizado con el nombre de ‘Operación Margen Protector’; cuyo supuesto objetivo es “golpear a Hamas y reducir el número de proyectiles lanzados hacia el país” según declaraciones del presidente israeli, Simon Perez. El Primer Ministro israelí, Benjamin Netanyahu, dijo la noche del miércoles que “Hamas está cometiendo un crimen de guerra doble” porque “está atacando a civiles israelíes mientras se esconde detrás de los civiles palestinos [sic].”

Estas declaraciones demuestran la mentalidad retorcida del ala derechista de su gobierno y una lógica del ojo por ojo que esta llegando demasiado lejos y que puede provocar un conflicto armado de proporciones incontrolables. Por si fuera poco, algunos ministros han dicho que una invasión terrestre de Gaza podría ser inminente.

Los bombardeos son la cara mas visible y violenta del castigo colectivo al que se ve sometida la franja de Gaza, aislada físicamente del mundo exterior por un muro. El bloqueo económico ya ha destrozado totalmente su economía, lo cual se suma a otros problemas graves como los cortes del suministro de electricidad y agua. 

Algunos han denominado a Gaza como la prisión al aire libre mas grande del mundo. 1.5 millones de personas viven aislados en una franja de territorio de 360 kilómetros cuadrados. Según datos de la UNRWA, el 75% de esta población son refugiados palestinos; esto supone 1,2 millones de personas. Los habitantes de Gaza viven ailados del mundo, no tienen acceso a mercados externos, y por lo tanto no tienen posibilidad de salir de la pobreza. Ademas están psicológicamente dañados por los efectos del aislamiento y los bombardeos de Israel.

Los bombardeos de Israel, así como los altos niveles de violencia y de estrés se han traducido en problemas de salud mental para gazatíes, que se manifiestan a través del miedo, el insomnio, la hipertensión y la falta de motivación y otros trastornos de estrés post traumático. Dos meses después de la Operación Plomo Fundido, en noviembre de 2012, la agencia de las Naciones Unidas para los Refugiados Palestinos (UNRWA) encontró que la tasa de trastorno de estrés postraumático se había incrementado en un 100%, y que el 42% de los pacientes eran menores de nueve años. UNICEF también informó que el 91% de los niños encuestados en Gaza tuvo problemas para dormir, el 85% no podía concentrarse, y el 82% reportó sentimientos de ira y otros síntomas de tensión mental.

Hay que recordar que 33 niños palestinos fueron asesinados durante la última ofensiva militar de Israel en Gaza, mientras que 353 niños murieron y otros 860 resultaron heridos durante la Operación Plomo Fundido. El pretexto de la seguridad no puede seguir justificando que una población civil indefensa, atrapada, se vea sometida a ataques aéreos y bombardeos.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir