, ,

Misiones internacionales en Mali: La importancia del Sahel

Por Verónica Sánchez Moreno

El día 11 de este mes un atentado suicida con coche bomba se cobraba la vida de cuatro cascos azules de Chad en el cuartel de la Misión de Estabilización de Naciones Unidas en Mali (MINUSMA) en Aguelhoc, en la provincia de Kidal, al norte del país. MINUSMA es una de las tres misiones internacionales que, en la actualidad, se despliegan en el territorio de Mali, junto con la francesa Operación Serval y EUTM Mali.

La restauración de la seguridad en el país africano, tras el afianzamiento de grupos terroristas y criminales en el norte es una prioridad para la Unión Europea, consciente de que la estabilidad en el Sahel tiene repercusión directa en el viejo continente.

EUTM Mali: asesorar y adiestrar

Tras la petición de las autoridades malienses, la Resolución 2085 del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas de 18 de febrero de 2013 marcaba el inicio de la Misión de Entrenamiento de la Unión Europea para Mali (EUTM Mali), dentro de la Política Común de Seguridad y Defensa (CSDP) de la UE. Sin desarrollar operaciones de combate y con un mandato inicial de 15 meses, hasta marzo del presente año, que se ha extendido durante dos años más, hasta el 18 de mayo de 2016, EUTM Mali pretende respaldar los esfuerzos de este país africano para conseguir la total restauración del orden constitucional y democrático, ayudando a las autoridades malienses a ejercer su soberanía en todo el país y neutralizando el crimen organizado y las amenazas terroristas.

EUTM Mali

Ejercicio especializado de infantería en EUTM Mali. Fuente: eutmmali.eu

El objetivo principal de EUTM Mali es colaborar en la reconstrucción de las Fuerzas Armadas malienses y atender a sus necesidades operativas aportando conocimientos especializados y asesoramiento en particular en materia operativa y control orgánico, apoyo logístico, recursos humanos, preparación e inteligencia; así como entrenando unidades de combate en el campo de entrenamiento de Koulikoro. Esta área de entrenamiento se encuentra a 60 km de Bamako, ciudad en la que se sitúa el Cuartel general de la misión.

En Koulikoro se instruye a las unidades malienses en derecho internacional humanitario y derechos humanos, así como en la protección de la población civil. El adiestramiento se organiza en períodos de 9 semanas con un ejercicio final de cohesión en el que se comprueba el grado de instrucción adquirido. Durante el primer año de despliegue de EUTM Mali se han formado a cuatro batallones malienses, en total, 2.900 militares, que han sido desplegados en el norte del país. En los próximos dos años, hasta el final de la misión, está previsto entrenar a otros cuatro batallones más, al mismo tiempo que se reentrena a los ya formados. Estos 24 meses de nuevo mandato tendrán un coste total de 28 millones de euros.

Bajo la dirección del Brigadier General francés Marc Rudkiewicz, contribuyen con personal militar 23 estados miembros: Austria, Bélgica, Bulgaria, República Checa, Chipre, Estonia, Finlandia, Francia, Alemania, Grecia, Hungría, Irlanda, Italia, Letonia, Lituania, Luxemburgo, Países Bajos, Portugal, Rumanía, Eslovenia, España, Suecia y el Reino Unido, más cinco no miembros: Georgia, Moldavia, Montenegro, Serbia y Suiza. Haciendo un total de 550 militares desplegados en esta misión. De ellos, 110 pertenecen a las Fuerzas Armadas españolas, que ha pasado a ser la primera en contribución (Francia cuenta con 100 militares). Encabeza el contingente español el coronel José Luis Molina Pineda, que además es segundo jefe de la misión EUTM Mali.

Operación Serval, la apuesta francesa

El 11 de enero de 2013, Francia comenzaba su intervención en Mali, con el objetivo de apoyar al ejército maliense en la lucha contra los grupos yihadistas, deteniendo su progresión, y recuperar la integridad territorial del país. Respaldada por la resolución 2085 que aprobó el  Consejo de Seguridad de la Organización de Naciones Unidas (ONU) en diciembre de 2012, a finales de enero la Operación Serval había conseguido la recuperación de Gao, Tombuctú y Kidal. Para ello, los más de 4.000 militares franceses desplegados contaron con el apoyo de 2.250 militares de Chad.

Miembros de las Fuerzas Armadas francesas embarcando en el avión C-130 del Ejército del Aire español en la Operación Serval. Fuente: ejercitodelaire.mde.es

Miembros de las Fuerzas Armadas francesas embarcando en el avión C-130 del Ejército del Aire español en la Operación Serval. Fuente: ejercitodelaire.mde.es

El cuartel general de la Operación Serval se sitúa en Bamako, a las órdenes del general de división Foucaud. Por otro lado, mientras que los medios aéreos compuestos por aviones caza, cisterna y de transporte tienen su base en Bamako y D’jamena (Chad); los medios terrestres formados por un grupo táctico y uno aeromóvil, junto con un batallón logístico se despliegan en Gao y Bamako.

En la actualidad, los 1.600 militares franceses que participan en la operación contribuyen a permitir el desarrollo de la Misión Multidimensional Integrada de Estabilización de las Naciones Unidas en Mali (MINUSMA), a acompañar a las Fuerzas Armadas malienses (FAMA) en el norte y a transformar la base de Gao en una plataforma operacional completa y funcional. Asimismo, mantienen la presión para evitar la vuelta de los grupos terroristas yihadistas y colaboran en la reconstrucción con la población local. Participan también en la Operación Serval, apoyando a Francia, efectivos de Bélgica, Canadá, Chad, Dinamarca, Alemania, Países Bajos, Suecia, Emiratos Árabes Unidos, Reino Unido, Estados Unidos y España. Este último país con el destacamento Marfil del Ejército del Aire, que contribuye al transporte estratégico y a la capacidad de reabastecimiento en vuelo de las fuerzas aéreas participantes en la operación y que, en la actualidad, está compuesto por un avión CASA-295, un destacamento de 47 militares en Dakar y un militar que actúa como Oficial de Enlace en el Elemento Avanzado del JFAC (Joint Force Air Component), en D´jamena.

MINUSMA, liderazgo africano

La Resolución 2085 aprobada por el Consejo de Seguridad de la ONU en diciembre de 2012 autorizaba el despliegue de una Misión Internacional de Apoyo a Mali con Liderazgo Africano (AFISMA) para contribuir a la reconstrucción de la capacidad de las Fuerzas de Defensa y de Seguridad de Mali, apoyar a las autoridades malienses a recuperar las zonas del norte controladas por grupos armados y reducir la amenaza de las organizaciones terroristas, contribuir a la estabilización para consolidar la autoridad del Estado, prestar apoyo a las autoridades malienses en  la protección a la población y en la creación de un entorno seguro para la prestación de asistencia humanitaria y proteger a las instalaciones y al personal de la ONU. El despliegue de AFISMA se aceleró tras el inicio de la Operación Serval, lo que permitió que algunos contingentes avanzasen en febrero de 2013 hacia el norte de Mali.

Unidad policial de MINUSMA en Patrol por Gao. Fuente: United Nations

Unidad policial de MINUSMA en Patrol por Gao. Fuente: United Nations

Esta misión y sus poderes fueron asumidos en julio de 2013 por la Misión Multidimensional Integrada de Estabilización de las Naciones Unidas en Mali (MINUSMA), establecida por el Consejo de Seguridad de la ONU en su Resolución 2100 de abril de 2013. MINUSMA, cuyo mandato ha sido recientemente prorrogado hasta el 30 de junio de 2015, tiene como tareas prioritarias la seguridad, estabilización y protección de los civiles; el apoyo al diálogo político y la reconciliación, así como a la promoción y protección de los derechos humanos y a la justicia nacional e internacional; el establecimiento de la autoridad en todo el país; y la preservación del patrimonio cultural.

El Jefe de la Misión es el neerlandés Albert Gerard Koenders, mientras que el general de división Jean Bosco Kazura, de Ruanda, es el Comandante de la Fuerza. Ambos están al frente de una dotación formada por 7.256 militares, 999 agentes de policía, 405 miembros de personal civil internacional, 225 miembros de personal civil local y 79 voluntarios de las Naciones Unidas. En total, más de 9.000 efectivos pertenecientes a 43 países (Alemania, Bangladesh, Benin, Burkina Faso, Burundi, Camerún, Camboya, Chad, China, Côte d’Ivoire, Dinamarca, Egipto, Estados Unidos, Estonia, Francia, Finlandia, Gambia, Ghana, Guinea, Guinea-Bissau, Italia, Jordania, Kenia, Liberia, Madagascar, Mauritania, Nepal, Níger, Nigeria, Noruega, Países Bajos, Sierra Leona, Suecia, Suiza, Togo, Reino Unido, República Democrática del Congo, República Dominicana, Ruanda, Senegal, Túnez, Turquía y Yemen), con un presupuesto de 602 millones de dólares (442 millones de euros).

EUTM Mali, Operación Serval y MINUSMA, una misión de asesoramiento y formación y dos operaciones militares para la estabilización de Mali y, por ende, de toda la comunidad internacional.

1 comentario

Trackbacks y pingbacks

  1. […] apuntaron con su propaganda al «enemigo francés» para desestabilizarlo tras su incursión en el Sahel, la expulsión de los yihadistas en Malí y más tarde la entrada en Centroáfrica. Estas […]

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir