La guerra contra el Estado Islámico también se libra en Twitter

Por Cristina Casabón

Las narrativas pueden inspirar a la gente a hacer cosas terribles, o hacerla retroceder contra estas voces extremistas. El grupo terrorista que quiere volver a la Edad Media ha demostrado ser experto en el manejo de las redes sociales para difundir su mensajeCon alrededor de 82 millones de usuarios árabes y un porcentaje de uso de móvil del 110 por ciento en la región, la fiebre las redes sociales ya está proporcionando el medio de propaganda perfecto para lanzar su mensaje.

Las redes sociales ha estado creciendo rápidamente en el mundo árabe desde 2011 y especialmente, durante el pasado año: un 49% en Facebook, 54% en Twitter y el 79% en LinkedIn desde mayo de 2013, según el Arab Social Media Report de junio de 2014. No es de extrañar que sea este el medio escogido por el grupo terrorista para lanzar su mensaje y reclutar a los yihadistas.

Las empresas de redes sociales y los gobiernos de Estados Unidos, Francia y el Reino Unido han luchado para sofocar la presencia “online” del Estado Islámico, pero su presencia no se limita a este ámbito, ya que los terroristas también han utilizado fragmentos del exitoso videojuego Grand Theft Auto para reclutar a los jóvenes musulmanes. En el vídeo se observan personajes con estética yihadista como banderas y mensajes políticos que realizan simulaciones virtuales de atentados, algunos muy cercanos a los acontecidos en el mundo real.

¿Cómo reaccionan las redes sociales a este nuevo tipo de propaganda radical islamista? Como una fuente anónima de la industria de medios de comunicación social dijo a The Guardian, la eliminación de contenido y la prohibición de cuentas yihadistas puede no ser suficiente, en parte porque no llega a rebatir y anular sus argumentos. Al final, la guerra de la red contra el grupo Estado Islámico requiere relatos convincentes y batallas de hashtag – utilizando incluso sus propias palabras en contra de ellos.

Precisamente en este contexto aparece la campaña #NotInMyName, un punto de partida en la creación de una estrategia de contrapropaganda en redes sociales que frene la onda expansiva de este grupo. La ONG Active Change Foundation lanzó esta campaña el día de la conmemoración de las víctimas del 11-S, tras el asesinato del cooperante británico David Haines por el grupo terrorista. Los objetivos de la campaña #NotInMyName son denunciar al Estado Islámico y recordar a la gente en todo el mundo que la organización terrorista no representa el Islam en su conjunto.

Los usuarios de Twitter se han sumado a esta iniciativa del hashtag que ya ha sido tuiteado decenas de miles de veces. Las redes sociales están sirviendo para que decenas de miles de musulmanes expresen su indignación por los asesinatos y otros actos de violencia cometidos por grupos terroristas en nombre del Islam; y #NotInMyName está produciendo una ola de crítica y activismo con un alcance global.

Ganar la guerra en las redes sociales requiere de un esfuerzo sostenido y coordinado en nombre de ambas agencias gubernamentales y actores no estatales para emitir una narrativa convincente que desmonte la falacia del Estado Islámico. La pregunta sin respuesta por ahora es si estos actos de repulsa sobre las atrocidades cometidas por el EI en redes sociales serán capaces de frenar o limitar su capacidad de atracción en el mundo islámico, o si por el contrario se convertirán en anécdotas sin verdaderas consecuencias.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir