, ,

La amenaza del Califato del Estado Islámico

Mapa del califato proclamado por el IS. Fuente: Twitter

Por Verónica Sánchez Moreno

“España es tierra de nuestros abuelos y vamos a liberarla con el poder de Alá”. “Estamos viviendo bajo la bandera islámica y vamos a morir por ella, hasta que liberemos todas las tierras presas, desde Yakarta hasta Andalucía”. Así de claros y hablando en español se muestran dos yihadistas que dicen estar en Siria en un vídeo colgado en la página web syriantube.com. El vídeo, que aparece pocos días después de que el Estado Islámico (IS) hiciera público el mapa de su autoproclamado califato que incluye a la Península Ibérica, ha hecho que se eleve la alerta en España. Según ha asegurado el secretario de Estado de Seguridad del Ministerio del Interior, Francisco Martínez, los cuerpos y fuerzas de seguridad del estado están “atentos y vigilantes” ante estas “graves” amenazas publicadas en Internet.

La alarma también surge a nivel internacional, diarios como The Times o The Guardian informan de que la seguridad en los aeropuertos británicos ha aumentado después de que los servicios de inteligencia estadounidenses hayan alertado de que terroristas yihadistas han desarrollado bombas no detectables para atentar en aviones.

A las órdenes del califa Ibrahim

El pasado 29 de junio, el Estado Islámico de Irak y el Levante (ISIS), – posteriormente denominado Estado Islámico (IS) -, proclamaba el Califato Islámico en las zonas bajo su control en Irak y Siria (desde la ciudad siria de Alepo hasta la provincia iraquí de Diyala, en la frontera con Irán) y nombraba califa a su líder Abu Bakr al Bagdhadi, nombrado califa Ibrahim. “Aclaramos que, con esta declaración de califato, es imperativo para todos los musulmanes jurar lealtad al califa Ibrahim y apoyarle”, señalaba la organización yihadista, que celebraba con un desfile militar en Raqqa, al norte de Siria. Dos días después, en un discurso difundido con ocasión del mes del ramadán, al Bagdhadi exigía a todos los musulmanes que emigren al “califato islámico”, al tiempo que pedía a los combatientes en Irak y Siria continuar con su lucha y prometía vengarse de las violaciones cometidas contra los musulmanes en todo el mundo.

En el año 1926 se abolió en Turquía el Califato Otomano, el último califato, forma de gobierno que consiste en otorgar el poder al sucesor del profeta Mahoma y en la que los representantes deben gobernar de acuerdo a la “sharia” o ley religiosa. Esta ley ya se ha empezado a aplicar en el territorio bajo control del IS así, la Comisión Iraquí de Derechos Humanos ha informado de que un cristiano se habría suicidado en Mosul después de que miembros del IS violaran delante suya a su mujer y su hija porque no podía pagar la “jizya”, un impuesto reclamado por el IS, que permite a los cristianos seguir practicando su religión. Otras de las normas del califato son obligar a las mujeres a vestir con velo o ropas amplias, cortar la mano a los ladrones o destruir monumentos y mausoleos que para ellos son “haram” (pecado).

Militares estadounidenses y aviones rusos

Entretanto, el 29 de junio llegaban los primeros cinco aviones de combate rusos Sukhoi SU-25, adquiridos de segunda mano por el gobierno de Irak para iniciar la ofensiva contra el IS. “Estos aviones contribuirán a incrementar la capacidad bélica de las Fuerzas Armadas iraquíes para eliminar el terrorismo”, señalaba un comunicado realizado por el ministerio de Defensa de este país con motivo de la adquisición.

Por otro lado, Estados Unidos enviaba el lunes 300 militares más para reforzar la seguridad en la embajada estadounidense, el aeropuerto de Bagdad y las rutas de suministro. Estos se unen a los 275 militares anteriormente enviados para proteger la embajada y a los 300 asesores de las fuerzas especiales desplegados a finales de junio para establecer dos centros de operaciones conjuntas con el ejército iraquí para detener el avance de los yihadistas. Asimismo, Estados Unidos ha reforzado las operaciones de inteligencia y también ha desplegado helicópteros y un destacamento de aviones no tripulados, conocidos como ‘drones’.

Asimismo, este martes el Parlamento iraquí no pudo elegir a su presidente, tras levantar una sesión marcada por recriminaciones de kurdos y sunitas al primer ministro saliente, el chiíta Nuri al Maliki, al que consideran el principal inconveniente para resolver la crisis. Maliki, presionado por Washington para que forme gobierno o abandone el poder, aseguró que espera que el Parlamento pueda formarlo en la próxima sesión el martes de la semana próxima.

Mientras, la población civil sigue sufriendo los estragos de los enfrentamientos. Naciones Unidas ha afirmado que más de 2400 iraquíes han muerto en junio y ha señalado el aumento de menores muertos o mutilados.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir