, ,

Kobane, el cementerio del Estado Islámico

Imagen distribuida en redes sociales cuyo significado literal es "Hay una masacre en Rojava" parte de la campaña #SaveKobane
Imagen distribuida en redes sociales cuyo significado literal es “Hay una masacre en Rojava” parte de la campaña #SaveKobane

Por Beatriz Yubero (Ankara-Turquía)

Tras meses de contienda, Kobane ha sido liberada de las garras de los terroristas yihadistas, quienes ahora enarbolan a tan sólo 8 kilómetros de la localidad la negra bandera del terror.

Han sido los kurdos quienes a pie de cañón enfrentaron durante meses a los terroristas que emplearon, según fuentes que citan a la BBC, “hasta 40 coches bomba, más de los que usaron en Mosul”. Fue desde esta ciudad iraquí desde donde los combatientes del Estado Islámico (EI) portaron armamento pesado, artillería y tanques hasta la localidad fronteriza con Turquía. Sin embargo, la victoria se les escapó dejando atrás a cientos de combatientes kurdos y a más de 1.000 militantes yihadistas muertos.

Durante cinco meses, concretamente durante 134 días, Kobane ha soportado el asedio el Estado Islámico y la intensificación de los bombardeos de la Coalición Internacional, liderada por Estados Unidos contra bases yihadistas en Siria e Irak. Si bien hasta entonces los acontecimientos que han tenido lugar en la región no han resultado noticiables, desde hace semanas asistimos a una verdadera campaña propagandística cuya plataforma resulta ser Twitter y que corresponde a intereses geopolíticos en la zona.

Fue en 2013 cuando Kobane comenzó a llamar la atención de los medios de comunicación por ser escenario del fuego cruzado entre El Ejército Libre Sirio (ELS) y diversas facciones yihadistas. En marzo de 2014, la carta Constitucional de Rojava sancionó la autonomía de los tres cantones kurdos a favor de una convivencia pacífica. En septiembre de 2014 comenzaba el asedio contra la localidad de Kobane.

Durante este tiempo la ciudad se ha convertido en símbolo de la propaganda humanitaria. Hashtags como #SaveKobane solicitaban una intervención militar en la ciudad, mientras activistas europeos llegaban a las puertas de la región dispuestos a colaborar en la causa kurda.

Tal y como menciona Massimo Di Ricco en El Espectator “Por un lado -se encuentran- los kurdos, seculares y progresistas, donde las mujeres luchan, Kalashnikov en mano, al lado de los hombres. Al otro lado, el bárbaro Estado Islámico con sus degollamientos, violencias y violaciones. Kobane ha sido por cuatro meses la nueva Viena, que salvó de la invasión otomana los imperios cristianos europeos, y también la nueva Stalingrado en la resistencia contra el nazi-fascismo. Se perdieron los matices que permiten entender las cuestiones de fondo de un conflicto y dejaron espacio sólo para el puro entretenimiento”.

¿Qué es lo verdaderamente relevante en la cuestión de Kobane?

Kobane resulta ser uno de los tres cantones del proyecto de autonomía kurdo. La pérdida de Kobane y por defecto Rojava hubiera simbolizado la pérdida del proyecto para la región. Kobane ha sido por lo tanto, el escenario de la nueva propaganda de la guerra siria.

La localidad no es geoestratégicamente una pieza clave para el país árabe, como tampoco lo es para Turquía cuyas preocupaciones respecto al avance del terrorismo yihadista no están en Kobane, sino en su propio territorio. Para el Estado Islámico sin embargo, Kobane representaba una fuerte victoria mediática, mientras que para la coalición internacional resultó ser otra excusa para intervenir militarmente en el país alejando el foco mediático de la derrota que ha supuesto Siria para Occidente y centrándolo en una victoria, la de Kobane, la del triunfo del bien sobre el mal.

Por su parte, para los kurdos, Kobane no obstante, ha supuesto un paso hacia la autodeterminación o al menos la esperanza de alcanzarla.

Sin embargo, resulta llamativo que todos estos actores confluyan en esta región si geoestratégicamente no es esencial para ninguno de ellos. El interés que recae por lo tanto sobre Rojava no se refiere tanto a su posición como a su composición. Rojava no sólo es un territorio rico en petróleo sino que además se ha convertido en la morada del PYD, afín al Partido de los Trabajadores del Kurdistán. Rojava se ha convertido en un símbolo y es en su marca donde radica su esencia.

Durante 134 días de combates los kurdos han liberado la primera revolución del siglo XXI en Medio Oriente en la que intervinieron milicias YPG/YPJ.

Tras la victoria de Kobane

Tras la victoria, los festejos recorren la región. Desde el Comando General de las YPG y tan sólo unas horas después de darse la noticia de la victoria kurda el comunicado era rotundo “esta es la victoria de la libertad sobre la oscuridad. Nuestras fuerzas no han defraudado las expectativas de nuestro pueblo y de la humanidad”. Y haciendo uso del primer principio de la propaganda de guerra el YGP remarcó “ha sido una batalla entre la humanidad y el salvajismo, entre la libertad y la crueldad, y entre los valores comunes de la humanidad y los enemigos de la humanidad”.

Por su parte el Observatorio Sirio de Derechos Humanos (OSDH) que se sitúa en la oposición al gobierno de Bashar al Assad aceptó que el YGP controla prácticamente la totalidad del territorio de Kobane, pues el Estado Islámico se mantiene firme a tan sólo unos kilómetros de la localidad, como hemos mencionado anteriormente, lo que ha obligado a las unidades de las YPG/YPJ a que continúen desarrollando operaciones militares en el terreno.

Según Raed Hassan, primer teniente de los pershmergas bajo control del gobierno autónomo del Kurdistán iraquí que actualmente es administrado Masoud Barzani, aliado de Estados Unidos y Turquía, “Kobane está bajo control kurdo ahora” algo que para Turquía supone sin duda, una amenaza y que sitúa a los cantones Efrin y Cezire en el punto de mira de la Comunidad Internacional.

Por lo tanto, tras la victoria, tan solo la incertidumbre es lo que les espera a los ciudadanos de una localidad que ha conseguido vencer al monstruo del terrorismo yihadista y cuyas infraestructuras han sido literalmente aplastadas por los ataques aéreos de las fuerzas de la Coalición.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir