, , ,

Internet como medio de reclutamiento yihadista

timthumb

Por Beatriz Yubero

Fue el pasado 16 de junio cuando los medios de comunicación sorprendían informando acerca de la desarticulación de una red de captación yihadista en el madrileño barrio de Moratalaz. Entre los detenidos, nueve personas en total, se encontraban un español y un argentino. La célula desmantelada formaba parte de una red internacional de reclutamiento y envío de yihadistas para su integración en la organización terrorista Estados Islámico de Irak y Levante (ISIS).

El líder de la red, Lahcen Ikasrrien de origen marroquí, era ya un viejo conocido, detenido en Afganistán en 2001. Liberado años más tarde tras su paso por Guantánamo fue recepcionado en España al abandonar la cárcel de máxima seguridad estadounidense. Ikasrrien que perteneció a la célula de Abu Sah Dah, fue condenado con anterioridad a su actual detención por ser uno de los fundadores de Al Qaida en España.

Actualmente, según fuentes de Interior, los detenidos formaban parte de un destacado foro yihadista, Jamia Hafsa Urdu Forum (JHUF), que cuenta con aproximadamente 2.500 seguidores. Con un alto contenido propagandístico la web, que podía leerse en urdu, árabe e inglés, reivindicaba la reconquista de Al Andalus, el reclutamiento de radicales y la obtención de financiación.

Ante este panorama en el que internet se ha convertido en uno de los principales aliados y herramientas para este tipo de redes terroristas, Baab al Shams evalúa cómo se llevan a cabo las acciones de reclutamiento a través de la red.

Captación de radicales a través de internet

Uno de los grandes escenarios posibles a través de los cuales se produce el reclutamiento de yihadistas es sin duda, internet. Es el informe del King’s College de Londres el que comenta el creciente protagonismo que cobra internet frente a estos procesos de reclutamiento de yihadistas. Hablamos de un espacio virtual generador de identidad colectiva. La difusión de la propaganda yihadista a través de internet nos lleva a operaciones policiales como Jineta, llevada a cabo en marzo de 2007 o Bureba, en octubre del mismo año. En la operación Jineta, las fuerzas de seguridad del Estado pudieron constatar un grave proceso de auto-radicalización. Uno de los detenidos, español, alimentaba un foro radical además de cooperar con otros agentes en la gestión de contenidos radicales .

Se hacen por lo tanto grandes esfuerzos para crear por parte de las organizaciones terroristas materiales audiovisuales que sirvan como herramienta de captación. Es la misma organización de Al Qaida que tiene su propia productora, As Sahab y AQMI la suya, Al Andalus

Siria, destino de radicales yihadistas

Siria, destino de radicales yihadistas

Estas productoras asumen el riesgo en muchas ocasiones, y así ha ocurrido en Siria, de ser detectadas y abatidas por las fuerzas de seguridad. En un principio las imágenes disponibles se visionaban en un ambiente privado pero con la llegada de internet la difusión de dichas imágenes es masiva. Esto permite que dichas grabaciones sean un medio de captación de radicales en las red además de otorgar a la misma relevancia y protagonismo. Además de las grabaciones nos encontramos con la presencia de estas organizaciones terroristas en chats y redes sociales accesibles al público, a través de los cuales se pueden descargar materiales relativos a la organización e interactuar con sujetos de la misma. Existe pues una estructura militante jerarquizada como narra Gomariz , que gestiona la comunicación y este es el caso de Global Ismaic Media Front o As Sahab de Al Qaida.

Los contactos a través de internet explica Antonio Gomariz Pastor, “reducen el tiempo de las transmisiones, permiten una comunicación veloz y una coordinación eficaz entre militantes y activistas terroristas radicalizados”. Este esquema confirma la existencia de una segunda generación de muyahidines para quienes internet es un elemento indispensable en la consecución de sus objetivos.

Este punto y aparte en la forma de operar de los terroristas yihadistas tiene su origen en los atentados del 11-S en Estados Unidos y cómo ante la creciente dificultad de operar en un ámbito físico, debido al endurecimiento de los sistemas de seguridad e inteligencia, los terroristas encuentran en internet y en los foros un lugar para atraer y radicalizar a nuevos miembros.

Estos espacios se encuentran fuertemente jerarquizados sin embargo, el carácter voluntarista que caracteriza a estas comunidades virtuales dificulta el control por parte de los líderes. Según un informe del Grupo de Estudios en Seguridad Internacional (GESI) elaborado por Manuel R. Torres, “los ciber-yihadistas son conscientes de que sus aportaciones son monitorizadas exhaustivamente por un número indeterminado de servicios de inteligencia, periodistas y analistas públicos y privados. Esta incomoda realidad afecta a la espontaneidad de las participaciones de sus usuarios y disminuye el atractivo de los foros como plataformas a través de las cuales gestar y coordinar operaciones terroristas de manera segura. Sin embargo, el principal golpe a su credibilidad es la sospecha permanente de que algunas de estas páginas pueden haber sido infiltradas o controladas directamente por el enemigo”.

Sin embargo, pese a la continua vigilancia,en los últimos años se han llevado a cabo ‘operaciones de información’ en plataformas virtuales que han contribuido al desarrollo de diferentes atentados terroristas.

Un ejemplo de ello lo encontramos en el atentado de Boston del año 2013. Tras la captura de uno de los autores materiales del crimen se llegó a la conclusión de que los hermanos Tsranaev formaban una minúscula célula yihadista radicalizada fundamentalmente mediante la visualización de propaganda en internet.

Meses antes del atentado uno de los dos hermanos que llevó a cabo el ataque, Tamerlan, se mostraba ferviente seguidor del islam y mostraba en público su animadversión contra el gobierno estadounidense. Su canal de youtube, desde hacía 5 años según la Revista Española de Defensa y sus visitas foros y páginas en internet le asociaban a movimientos integristas. Tamerlan aprendió a fabricar bombas a través de la red. Entre sus planes inmediatos, afirma la revista, “estaba atentar en la plaza de Times Square de Nueva York”.

Es por lo tanto internet un espacio decisivo a la hora de investigar los diferentes orígenes y actuaciones de las redes de terrorismo yihadista. Tal y como plantea un estudio llevado a cabo por el Real Instituto ElcanoEn los últimos años, la red se ha visto inundada de “grupos mediáticos” y plataformas virtuales, cuya principal misión ha sido la edición en video, difusión y autentificación de los materiales procedentes de una amplia constelación de grupos yihadistas procedentes de África, Oriente Medio y Asia”. Algunos de estos grupos como Al Fajr Media Center y Global Islamic Media Front han desempeñado un papel crucial en la difusión de propaganda terrrorista. Algunos de los activistas que existen tras estas siglas se denominan como ‘yihadistas virtuales’. Este es el caso de Younes Tsouli quien cosechó en la red virtual una carrera plagada de méritos asociado a diferentes grupos terroristas elaborando y difundiendo manuales sobre la ‘yihad mediática’.

En la actualidad muchos grupos yihadistas pugnan para que sus materiales sean difundidos en internet con el firme propósito de que esto les permita recibir el apoyo de los partidarios de la yihad global. Un ejemplo, como explica el RIE, se encuentra en la organización yihadista Shabab Al-Mujahideen, originaria de Somalia. Esta organización terrorista difunde a través de la red la idea que ellos son el único grupo que combate por la imposición de la sharía en el país y la expulsión de los extranjeros. Para difundir su mensaje puso en circulación diferentes vídeos y manifiestos contenidos en páginas web que trataban de atraer la atención de canales de televisión internacionales como Al Jazeera

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir