, , , ,

Geopolítica del gas en Oriente Medio

Por Adrián Serrano

Debido a la riqueza en recursos de la zona, han sido muchas las iniciativas y proyectos planteados para transportar gas de la región de Oriente Medio hacia, principalmente, Europa. Sin embargo, el éxito de estos proyectos depende, además de la logística, de la política y los conflictos.

En Oriente Medio se concentra gran parte del gas y de los combustibles fósiles existentes en el mundo. Como indicó Michael T. Klare en ‘Guerras por recursos: El futuro escenario del conflicto global’ (2003), “porque son valiosos y confieren poder y riqueza, la disputa de los recursos deviene un rasgo cada vez más destacado del panorama mundial”.

Ésta es una región muy rica en recursos energéticos, por lo que no es de extrañar el interés que la región tiene incluso para países no ubicados dentro de su esfera de influencia como Rusia y Estados Unidos, y podría incluirse también la Unión Europea.

Atendiendo a los datos publicados por la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) en su Boletín Estadístico Anual de 2014, el total de países de la OPEP produjo 1.019.238 millones de metros cúbicos de gas en 2013, de los que comercializó 708.796 millones, un 69,54% de la producción en ese periodo.

Este porcentaje comercializado supone un 20,4% del total de venta mundial, muy por detrás de lo vendido por los países pertenecientes a la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) que comercializaron el 35,22% del gas mundial (1.226.025 millones de metros cúbicos) y la Former Soviet Union (FSU), a la que corresponden 815.332 millones de metros cúbicos (23,42%).

Si realizamos el análisis en los países que más venta de gas han realizado a título propio (por encima de 100.000 metros cúbicos), encontramos que tres de ellos pertenecen a la región de Oriente Medio.

Screen Shot 2015-01-25 at 14.56.02

Fuente: OPEP Statistical Bulletin 2014; elaboración propia

Los tres países de la región de Oriente Medio; Irán, Qatar y Arabia Saudí, comercializaron un total de 476.925 millones de metros cúbicos de gas, lo que supone el 21,98% de los 2.169.331 millones vendidos, un poco más de la quinta parte del volumen total de negocio en el periodo de 2013.

¿Cuáles son los proyectos de gasoductos en Oriente Medio y como se ha desarrollado la lucha por el control de los mismos?

Gasoducto Nabucco

0,,4485995_4,00

Fuente: Gasoducto Nabucco: Europa inicia independencia de Rusia en Deutsche Welle

El gasoducto Nabucco (Nabucco Gas Pipeline International) fue la primera iniciativa reciente de transporte de gas desde la región de Oriente Medio que debía entrar en funcionamiento en 2014 ó 2015.

El objetivo principal de este gasoducto era reducir la dependencia europea del gas ruso, principal exportador de la zona cercana, utilizando una ruta alternativa desde Oriente Medio que pasara por Turquía y cruzara Bulgaria, Rumanía y Hungría llegando hasta Austria, desde donde se distribuiría hacia el resto de países europeos.

Se estimó una longitud de 3.300 kilómetros desde su origen en Erzurum (Turquía) hasta el final en Baumgarten an der March (Austria) y un soporte total de 31.000.000.000 de metros cúbicos por año.

El proyecto cambió varias veces de exportador principal. En primer lugar se eligió Turkmenistán, que finalmente no aceptó la oferta por temor a la inestabilidad que se había producido en su entorno geográfico próximo entre Uzbekistán y Kirguizistán. El proyecto pasó a Irán pero rápidamente fue cancelado debido a las sanciones norteamericanas sobre el país. Finalmente, el exportador principal elegido fue Azerbaiyán, desde donde se produciría y  exportaría el gas hacia Turquía.

Sin embargo, Rusia, que vio peligrar su influencia sobre la zona del centro de Asia y sus beneficios económicos sobre Europa, adquirió a través de sus corporaciones energéticas todo el gas de Asia Central y el mar Caspio, dejando sin suministro de gas la línea Nabucco y lanzando dos contraproyectos, los gasoductos South Stream y North Stream, que llevarían gas a Europa a través de Europa Central e Italia y directamente de Rusia a Alemania a través del Mar Báltico, respectivamente, dejando fuera a los países bálticos y a Turquía en el trazado de la línea.

Así, el principal proyecto de unión energética de Oriente Medio y Europa se cerró debido a la guerra económica y energética rusa unida a la inestabilidad de los países de la región y al alto coste del proyecto, cerca de los 31.000 millones de dólares.

Gasoducto Islámico

gasoducto_islamico

Fuente: La Ruta de la Seda, el Collar de Perlas y la competición por el Índico (II de III) en europa-soberana.blogia.es

Otro gran proyecto de línea de suministro de gas, también hacia Europa, fue el gasoducto Islámico (Irán-Iraq-Siria). Este proyecto pretendía llevar gas a Europa a través de la construcción de un gasoducto que saliera de South Pars hacia Assaluyeh (Irán) y de ahí cruzara hacia Iraq, donde desde el campo de gas Akkas (Gobernación de Al-Anbar) se distribuyera a Kirkuk para alimentar Turquía y hacia Siria en dos líneas, una hacia Damasco y Beirut para abastecer Siria y el Líbano, respectivamente, y otra hacia Baniyas (Siria), desde donde se enviaría a Grecia por túneles subacuáticos para distribuirlo en Europa.

El proyecto del gasoducto se negoció durante varios años hasta que a finales de 2010-principios de 2011 se firmó el acuerdo que daba la autorización institucional a las compañías energéticas para comenzarlo.

Sin embargo, con la Primavera Arabe surgieron manifestaciones y la violencia gubernamental fue creciendo. Como ya se ha dicho, además de la logística, los negocios dependen de la estabilidad política de la zona en la que se desarrollan y Oriente Medio no es una excepción.

De forma gradual se inició en Siria la guerra civil que aún persiste entre el gobierno de Bashar al-Asad y la oposición al gobierno conformada por el Frente Islámico, la Coalición Nacional Siria (Ejército Libre Sirio y Frente de los Revolucionarios de Siria), el Frente Al-Nusra y el Estado Islámico de Iraq y Levante, entre otros.

En la primera etapa de la guerra civil, cuando la principal oposición política y militar del gobierno de Al-Asad era la Coalición Nacional Siria, potencias extranjeras, principalmente Estados Unidos, Arabia Saudí, Turquía (que planeaba convertirse en la puerta de entrada de gas a Europa a través de la línea Nabucco) y Qatar (que comparte los derechos de explotación de los yacimientos de South Pars-North Dome con Irán), suministraron armas a los combatientes opositores. Este esfuerzo material tuvo como objetivo decantar la balanza en favor de un futuro ejecutivo sirio próximo a Occidente y en detrimento de Bashar Al-Asad.

La formación de un gobierno no beligerante en la zona aumentaría la seguridad regional de Israel, principal aliado norteamericano en la zona, y dejaría abierta la línea de abastecimiento del gas para Europa casi exclusivamente a los países de la Península Arábiga, principalmente a Qatar como productor y Arabia Saudí como lugar de paso. Además, supondría un aumento en el aislamiento de Irán, que perdería el apoyo político y económico de uno de sus principales aliados y compradores, dificultando la venta y el transporte del gas hacia Europa. Esto haría que perdiera peso en el negocio del gas mundial y afectaría seriamente a su economía nacional ya que exporta, según la OPEP, 199.293 millones de metros cúbicos de gas al año según los datos de 2013.

Como sabemos, la guerra en Siria no ha acabado y tampoco tiene un horizonte cercano de fin de las hostilidades. Es más, podría decirse que con la aparición del Estado Islámico el conflicto parece haber entrado en una nueva fase que hará que la guerra se alargue mucho más tiempo.

Sin embargo, aunque Bashar Al-Asad se mantenga al frente del gobierno sirio, la situación de estancamiento del conflicto ha servido también a los intereses estratégicos extranjeros sobre la región ya que el trazado previsto del gasoducto en la zona este de Siria se ha visto interrumpido al quedar bajo control de los opositores a Al-Asad durante las primeras fases del conflicto y haber pasado a manos del Estado Islámico en los últimos meses, ya que controla las ciudades de Rutbah y Aibu Kamal, muy cerca del campo gasístico de Akkas, a medio camino entre Irán y Baniyas.

Así pues, el segundo gran proyecto de transporte de gas a Europa desde Oriente Medio se ha visto también cancelado debido a la inestabilidad en el trazado del gasoducto.

Arab Gas Pipeline

sinaimaplarge

Fuente: Israel – Egypt peace treaty gassed out en www. deliberation.info

El tercer proyecto sobre las exportaciones de gas a Europa desde Oriente Medio es la Arab Gas Pipeline.

Este gasoducto fue avalado por el expresidente egipcio Hosni Mubarak y el rey Abdulá II de Jordania, quienes en julio de 2003 inauguraron la primera fase del gasoducto en el paso de Egipto a Jordania.

Con una longitud total de 1200 kilómetros, el trazado de la línea de la Arab Gas Pipeline comienza en Arish (Egipto), desde donde viaja hasta la estación de medición de Taba, en la frontera entre Egipto y Jordania, y posteriormente, a la Aqaba Thermal Power Station (Jordania).

Desde ahí comienza su trayecto hacia el norte donde tras pasar por Amman y Rihab, cruza Siria hasta Damasco y, posteriormente, Homs, donde se encuentra la estación de compresión de Al Rayan. Desde Homs, la línea se divide en tres, al oeste dos líneas hasta Baniyas (Siria), que pretendía ser la punta de lanza de Siria para la exportación a Chipre-Europa, y Trípoli (Líbano), para atender la demanda interna, y otra hacia el norte, que aunque nunca llegó a construirse, contemplaba el paso por Aleppo hasta Kilis (Turquía) para, previsiblemente, unirlo al proyecto del gasoducto Nabucco para su exportación a Europa.

Además, se planteó la posibilidad de unirlo a Iraq para facilitar las exportaciones iraquíes de gas al continente europeo, como se plantearía también posteriormente en el ya mencionado gasoducto Islámico entre Irán-Iraq-Siria

Otra parte del trazado del proyecto es el gasoducto submarino entre Egipto e Israel, Arish-Ashkelon, que no se contemplaba como parte de la Arab Gas Pipeline pero se llevó a cabo debido a la demanda interna israelí de gas natural principalmente para uso doméstico y para la Israel Electric Company. Esta ampliación del trazado convirtió a Israel en el principal cliente de gas natural de Egipto en el año 2010 ya que suponía un 50% del total de venta de gas natural por parte de Egipto, lo que se muestra en las estadísticas de Exportación/Importación sobre Egipto e Israel de la U.S. Energy Information Administration (EIA).

A raíz de la salida de Mubarak como jefe del ejecutivo egipcio, la Egyptian Natural Gas Holding Company (EGAS) canceló la exportación de gas natural a Israel aludiendo retraso en el pago y no motivaciones políticas. Benjamin Netanyahu apuntó que el corte de abastecimiento se debía a las mismas razones apuntadas por la dirección de EGAS.

Por último, Egipto añadió un proyecto futuro de ampliación hacia el oeste, la Egypt Gas Pipeline, que pretendía extenderse por todo el norte de África desde los yacimientos de gas de Port Said (Egipto) hasta entrar en Europa a través de España e Italia incluyendo en el trazado las exportaciones de gas libio y argelino.

Este es el tercer proyecto de cierta envergadura presente en la zona de Oriente Medio, un proyecto que implica a muchos de los países de la región tanto en el tratamiento como en el transporte del gas necesario en Oriente Medio y en Europa.

Sin embargo, la inestabilidad política de la región, principalmente en Siria, junto con la estrategia de potencias extranjeras para asegurar su influencia (Rusia en el caso del gasoducto Nabucco) han impedido que prosperen proyectos sólidos que aseguren un suministro considerable y alternativo de gas natural principalmente a Europa, lo que supondría un aumento de la riqueza derivada del comercio de gas en los países de Oriente Medio.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir