, ,

Escalada de violencia en Israel: ¿Venganza o estrategia política?

Por Beatriz Yubero

El pasado martes, Israel enterraba a los tres jóvenes desaparecidos y posteriormente asesinados supuestamente en Cisjordania. Las alarmas acerca de la posible autoría del crimen saltaron cuando los adolescentes de entre 16 y 19 años no regresaron a su hogar el pasado 12 de junio. 

Ante la sospecha de que el grupo islamista palestino Hamás fuera la cara enmascarada tras el crimen, el gobierno israelí ha procedido en las últimas semanas a la detención de más 420 personas, relacionadas supuestamente con organizaciones consideradas terroristas. 

Tras las grandes redadas, la venganza se ha convertido en la moneda de cambio entre israelíes y palestinos, comenzando esta por la destrucción de las casas de los familiares de los árabes detenidos. 

Un incendiario discurso propagandístico por parte del primer ministro, Bejamín Netanjahu  destacó la unidad del pueblo judío ante un hecho tan aberrante y su espíritu de ciudadanía así como la “mágica sonrisa” de los adolescentes fallecidos. Decenas de autobuses provenientes de diversos puntos de Israel se acercaron hasta el cementerio de Modín para prestar apoyo a los familiares de las víctimas. El duelo íntimo se convirtió así en duelo nacional. 

Israel seguirá debilitando a Hamás en la franja de Gaza” con estas palabras pronunciadas en Jerusalem, Netanyahu abrió de nuevo las heridas de un conflicto que parece, nunca cicatrizará. Tras el fracaso de los pactos secretos entre ambos bandos, es precisamente ahora y ante una situación tan confusa como ha sido el asesinato de los tres jóvenes israelíes que el gobierno del primer ministro ha declarado de nuevo una guerra abierta a Hamás, señalando de forma directa y sin pruebas a la organización como culpables del crimen. Días después los bombardeos contra civiles en la ciudad de Gaza fueron efectivos. 

Sin embargo, una semana después de los acontecimientos y el mismo martes en que se celebraban las honras fúnebres por los tres estudiantes israelíes, el hallazgo de otro cadáver ha desatado la ira entre los palestinos. La tensión latente que se percibe en la ciudad de Jerusalem estalló cuando sel cadáver de un joven palestino de 17 años fue hallado con signos de violencia en una zona boscosa de la ciudad santa, su nombre, Mohamed Abu JadairSegún fuentes oficiales, el joven desapareció cuando salía de una mezquita. 

Mientras la policía israelí investiga a los ultraderechistas judíos como posibles autores materiales del crimen, concretamente a la facción “Tag Mehir”diferentes asociaciones palestinas reclaman que el primer ministro de Israel condene públicamente, al igual que lo hiciera con anterioridad, este crimen. 

La hipótesis que barajan las fuerzas de seguridad encargadas de la investigación señalan a la “venganza” como principal móvil del asesinato. Si bien, el alcalde de Jerusalemn, Nir Barkat ha denunciado los hechos, no lo han hecho así altos cargos políticos y de la administración del Estado. 

Escalada de violencia 

El pasado miércoles, 2 de julio, los medios de comunicación difundían las imágenes de lo que en un principio podría denominarse una “batalla campal”. Jóvenes palestinos se enfrentaron directamente al Ejército Israelí en las calles de la ciudad santa, concretamente en el barrio de Shoafat, donde residía el joven palestino asesinado. Decenas de heridos y 50 detenidos israelíes por acosar a vecinos árabes fue el balance total para una de las peores noches vividas desde hace décadas en Jerusalem. 

No obstante, la escala de violencia se ha extendido por todo el país. En Cisjordania, continúan las redadas contra militantes de la organización islamista palestina Hamás sumando a las 420 detenciones ilegales, otras 42 detenciones más en Hebrón. En Aqabra, situada al sur de la ciudad cisjordana de Nablus, un grupo de colonos judíos incendiaron una granja de animales, según fuentes palestinas. A las puertas de la granja se podía leer, “venganza sangrienta”. 

La policía israelí ha elevado la alerta de sus fuerzas a nivel 3 de un total de 5 dada la escalada de violencia. Entre las medidas adoptadas por el ejecutivo israelí destaca el despliegue de fuerzas militares a lo largo d ella frontera de Gaza. Ante el asedio, Hamás, retomó el lanzamiento de proyectiles(cohetes), algo insólito desde la operación militar israelí Pilar Defensivo llevada acabo en el pasado año 2012. En los dos últimos años los ataques con proyectiles al Estado de Israel habían sido obra de diversos grupos entre los que se encuentra la Yihad Islámica. 

Escenario político

Tanto el asesinato de los tres jóvenes judíos como el asesinato del joven palestino tienen lugar semanas después de que los pactos secretos entre árabes e israelíes hayan fracasado y semanas después de que se anunciara la posibilidad de crear un gobierno de unidad en Palestina entre la milicia islamista al Fatah y Hamás. 

Según Amjad Al Shawa, director de la Red Palestina de ONG, “La formación de un gobierno de consenso impondría importantes responsabilidades a nosotros como instituciones civiles para trabajar en pro del cumplimiento del acuerdo de reconciliación y contribuir con eficacia a la acción nacional sobre la base de la colaboración en la formulación de los planes nacionales”, sin duda un escenario que poco convendría al gobierno del presidente Shimon Peres

Ya en el año 2002, Israel lanzó una “campaña -propagandística- contra el terror”de Hamás en Cisjordania. Campaña que podría estar repitiéndose de nuevo y que aprovecharía los últimos acontecimientos para desatar de nuevo un escenario de tensión y violencia ventajoso para el Estado que dirige Netanyahu quien contra las resoluciones promulgadas por Naciones Unidas continúa con la política colonizadora que tanto caracteriza al Estado. 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir