, ,

En qué se diferencian Boko Haram y Daesh

BOKOIS

Por Victoria Silva

Boko Haram saltó a la fama en 2014 por el secuestro de las más de 200 niñas en Chibok, Nigeria, y la subsiguiente campaña mundial llevada a cabo por la sociedad civil global para pedir su liberación bajo el hastag #bringbackourgirls. Pocos meses después, Daesh conquistaba la ciudad iraquí de Mosul extendiendo su ya relevante presencia en Siria a Irak. Desde entonces, numerosos análisis han establecido paralelismos entre las dos organizaciones basándose en su brutalidad. Mucho más tras el cambio de lealtad de Al-Qaeda a Abubaker al-Bagdadi en marzo de 2015. Incluso el presidente francés, François Hollande, afirmó el pasado 14 de septiembre con motivo de una reunión con el presidente nigeriano, Muhammad Buhari, que la guerra contra Boko Haram y Daesh es la misma. Una semana antes había anunciado el envío de aviones franceses a Siria en misiones de reconocimiento, sin descartar el bombardeo de objetivos yihadistas.

Sin embargo, en estos análisis se pierden de vista algunos factores importantes. El primero de ellos es que la existencia de Boko Haram se remonta más de una década atrás a la de Daesh. Y, aunque en 2002 la organización no llevaba a cabo actividades violentas, tras la represión de 2009 y su dispersión en países vecinos, se reconstruyó bajo el liderazgo de Abubaker Shekau, ahora sí defendiendo la violencia como medio para lograr sus objetivos. Los paralelismos que se han establecido entre ambas organizaciones en base a cierta afinidad ideológica y, especialmente, a la ‘barbarie’ y la ‘irracionalidad’ que se les achaca en sus acciones, se deshacen ante un análisis más minucioso que tenga en cuenta los agravios que los mueven, los objetivos que persiguen, quiénes son sus víctimas y los medios con los que perpetran la violencia.

Mientras el origen de Boko Haram está claramente enraizado en la sociedad del norte de Nigeria, Daesh es más un producto de la intervención estadounidense en Irak y la herencia ideológica de Al-Zarqawi. Boko Haram es una organización local, con base en la sociedad nigeriana y cuya razón de existir puede rastrearse en el contexto histórico de Nigeria y en los condicionantes políticos y socio-económicos de la Nigeria actual. Por su parte, Daesh no responde a agravios específicos locales sirios ni iraquíes. A grandes rasgos, lo que representa es un ejército de mercenarios venidos desde todas partes del globo cuya reivindicación no está motivada por los condicionantes locales y nacionales de los territorios en los que actúa.

Los objetivos que persigue Boko Haram son también de alcance nacional, esto es, cambiar el status quo de Nigeria. Aunque se hayan producido ataques de la organización en otros países como Camerún y hayan extendido su presencia en Níger o Chad, esto no es prueba de que Boko Haram pretenda la extensión de su lucha más allá de su Nigeria. Además, carece de las capacidades para llevar a cabo tamaña tarea. Por el contrario, el objetivo de Daesh es transnacional, esto es, resucitar el califato al área que ocupaba en su época de mayor extensión. Su control territorial en dos países soberanos como Siria e Irak ya señala que su interés y sus objetivos no tienen ninguna raigambre local, aunque puedan ser aprovechados por distintos grupos sociales de la zona.

Las víctimas de los dos grupos también son muy diferentes. Boko Haram lleva a cabo acciones terroristas masivas, que no tienen normalmente un objetivo concreto, sino hacer el máximo daño posible. La letalidad de sus acciones es, en parte, una cuestión demográfica. Nigeria es un país muy poblado y por ello estos ataques terroristas se cobran la vida de miles de personas, cuando, en otras circunstancias, podría resultar un número menor de víctimas. Aunque la organización resulte belicosa contra los cristianos, no tiene como objetivo exterminar a éstos de la sociedad nigeriana. Por otro lado, los atentados individualizados tenían como objetivo o bien a políticos y líderes sociales que resultaban opuestos a los intereses de la organización, o bien a militares y miembros de las fuerzas de seguridad del Estado.

Contrariamente, Daesh sí realiza ataques contra civiles y contra grupos sociales concretos. Las ejecuciones llevada a cabo contra diversas minorías étnicas y religiosas en Irak son una muestra de su intención de exterminar a grupos sociales que no son acordes con su visión de la sociedad. Finalmente, su  intención hostil contra el chiísmo también es ilustrativa de esta corriente exterminadora que señalamos, si bien, no se ha podido materializar en la práctica pues la mayoría que supone el chiísmo en la sociedad iraquí y la fortaleza política y militar de los alauítas en Siria impiden llevar a cabo la política empleada con otros grupos minoritarios.

Por último, los medios empleados y el tipo de ataque también ponen al descubierto grandes diferencias entre las dos organizaciones. The Global Terrorism Database señala que por tipo de ataque, los más empleados por Daesh son las explosiones, seguidas del secuestro, el asalto armado y los asesinatos. Por su parte, los más utilizados por Boko Haram son el asalto armado, seguido de explosiones, ataques contra infraestructuras y secuestro. El uso de asesinatos por parte de Boko Haram es poco frecuente y muy dirigido a personalidades concretas que se oponen a la actividad del grupo. Por su parte, Daesh utiliza en mayor medida el asesinato como una estrategia propagandística, tanto en las ejecuciones sumarias de numerosos miembros de minorías étnicas y de homosexuales, como en las ejecuciones de periodistas y ciudadanos occidentales, pasando por el ajusticiamiento del piloto jordano cuyo avión fue derribado, condenado a morir quemado dentro de una jaula.

La ideología yihadista sobre la que descansan los dos grupos no basta para equiparlos, pues esta ideología resulta un instrumento manejable en manos de líderes que no dudan en manipularla según convenga a sus propios objetivos e intereses. Es más, la propia ideología no basta para abstenerse de estudiar otros aspectos cuya comprensión resulta fundamental para poder idear soluciones que ayuden a terminar con estos conflictos y permitan una verdadera construcción de paz tanto en Nigeria como en Oriente Medio.

1 comentario

Trackbacks y pingbacks

  1. […] 9/11/2015: En qué se diferencian Boko Haram y Daesh […]

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir