,

Eliminación de Nasir al-Wuhayshi, líder de Al Qaeda en la Península Arábiga

NASIR AL-WUHAYSHI

Por Luis Antonio González

El último capítulo relevante hasta la fecha sobre el empleo de drones para la eliminación de H.V.T. (High Value Targets) se escribió el día 12 de julio en Hadramaut, región situada en la zona oriental de Yemen cuando un RPA (Remote Piloted Aircraft) en misión Hunter Killer (misión aérea de ataque a objetivos terrestres) ejecutó  a  Nasir Abd al-Karim al-Wuhayshi, alias Abu Basir, líder de Al Qaeda en la Península Arábiga (AQPA) posiblemente el nodo más peligroso de Al Qaeda. De esta manera quedaron reducidas a cero por la vía de los hechos las posibilidades de al-Wuhayshi de ser el sustituto natural, en caso de una eventual eliminación de este, del líder de Al Qaeda Central, el egipcio Ayman Al Zawahiri.

Al-Wuhayshi nació en el año 1976 en Abyan, provincia situada en el sur de Yemen, en el seno de una familia de clase media. Su formación académica se desarrolló en institutos religiosos cuya función era difundir entre las distintas tribus de Yemen un modelo de organización que compatibilizaba una república gubernamental con la sharia, la ley islámica. Estos centros de formación fueron recibiendo paulatinamente profesorado de origen saudí y egipcio, lo que contribuyó a la radicalización de sus enseñanzas. En el año 1998 se desplazó a Afganistán para unirse a Al Qaeda atraído por el discurso de Osama Bin Laden por el que parecía sentir una gran fascinación y quien lo convirtió en  su secretario personal, puesto en el que estaba cuando se diseñaron los atentados del 11-S. La cercanía con el líder de Al Qaeda le granjeó una enorme admiración por parte de sus correligionarios. El periodista yemení Abdulelah Hider Shaea, autor de entrevistas a líderes de Al Qaeda, entre los que se encontraba al Wuhayshi, afirmaba que era amado y respetado por su capacidad para argumentar con shuras (versículos) coránicas cualquiera de sus ideas, además, según contaban otros militantes de Al Qaeda, cuando eran objetivo de bombardeos, todos los demás se dispersaban y el permanecía al lado del Emir Osama Bin Laden.

En el año 2001, cuando cayó el régimen afgano de los Talibán, abandonó su refugio en las montañas de Tora-Bora y se desplazó a Irán, país en el que fue detenido para posteriormente ser extraditado. Cinco años después, en unión de otros 23 miembros de Al Qaeda huyó de una prisión de la capital Sanaá excavando un túnel de 44 metros que los conduciría a una mezquita cercana. También existe otra versión según la cual su huída se produjo gracias a que él y sus compañeros contaban con la complicidad de algún funcionario. Entre sus compañeros de fuga se encontraban Jamal Badawi, yihadista implicado en el atentado  contra el destructor norteamericano USS Cole el 12 de octubre de 2000 en el puerto yemení de Adén en el que murieron 17 miembros de la marina estadounidense, y Qasim al-Raymi, comandante militar de Al Qaeda.

Posteriormente se le atribuyeron, entre otros, la planificación del ataque suicida que en 2007 acabó con la vida de 10 turistas (de los cuales siete eran de nacionalidad española) o el asalto en 2008 a la embajada estadounidense en la capital yemení, Sanaá, en el que perdieron la vida 16 personas. Meses después, en enero de 2009, se hizo pública la  fusión de las dos filiales de Al Qaeda en Yemen y Arabia Saudí pasando a denominarse “Al-Qaeda al Jihad de la Península Arábiga” AQPA, cuyo número de militantes se estima en torno a los 1.000 individuos y que ha dirigido sus ataques contra instalaciones petrolíferas, fuerzas de seguridad y ciudadanos de otras nacionalidades y sus intereses van desde derrocar a los gobiernos de Arabia Saudí y Yemen hasta el establecimiento de un califato islámico.

En el año 2012, tras la muerte de Abu Yahya al Libi, también mediante un ataque con aviones no tripulados en el noreste de Pakistán en 2012, Al Wuhayshi pasa a convertirse en el número dos de Al Qaeda. En esta organización golpear al  “enemigo lejano” fue un objetivo permanente en la estrategia planeada por Bin Laden, que estudiaba la posibilidad de planificar, preparar y eventualmente ejecutar ataques contra Estados Unidos u otros países occidentales, empleando como base lugares distintos a Pakistán y Afganistán.

La idea pareció surgir de Yunis al Mauritani y se basaba la creación de una fuerza que estuviese en condiciones de desarrollar capacidades para evitar ser detectada. Con la captura de al Mauritani en la ciudad de Quetta, (Pakistán), en septiembre de 2011, estos objetivos no llegaron a implementarse quedando, por el momento, frustrados en su totalidad. Entre los planes de Bin Laden estaba el que participasen en este cometido los nodos de Al Qaeda en Irak (AQI), en el Magreb (AQMI) y en la filial dirigida por al Wuhayshi en Yemen (AQPA).

Esta información vio la luz el 3 de mayo de 2012, cuando el Counter Terrorism Center (CTC) de la United States Military Academy (USMA) publicó en su versión original en lengua árabe y en su traducción al inglés un total de 17 cartas en formato electrónico fechadas entre septiembre de 2006 y abril de 2011, que tenían como emisor o destinatario a Osama Bin Laden.

Estos documentos, junto a otra ingente cantidad de información en distintos formatos, fueron obtenidos el 1 de mayo de 2011 tras la ejecución en la localidad pakistaní de Abotabad  de Geronimo, nombre clave de  Osama Bin Laden. Tras su muerte, al Wuhayshi emitió un comunicado con frases que parecían ser toda una declaración de intenciones en forma de advertencia a los Estados Unidos para que no creyesen que con la desaparición de Bin Laden todo había acabado.”Lo que viene es más grande y peor, y lo que les espera es más intenso y dañino“, añadiendo además: “tienes que luchar una generación tras otra, hasta que tu vida esté arruinada, tus días alterados y te enfrentes a la desgracia. La lucha entre nosotros y ustedes no fue liderada sólo por Osama“.

La primera intervención de envergadura bajo el liderazgo de Al Wuhayshi fuera de las fronteras de Yemen se desarrolló en agosto de 2009 en Arabia Saudí. AQPA intentó acabar con la vida de Mohammed bin Nayef, el actual príncipe heredero, viceprimer ministro y el ministro del Interior de Arabia Saudita, responsable de seguridad del reino, aunque este logró salvar su vida. Entre otros de sus “logros” al mando de AQPA figura el plan frustrado para hacer estallar un avión en Detroit el día 25 de diciembre de 2009. La última operación internacional liderada por Al Wuhayshi fue reivindicada el  día 14 de enero de 2015, a través de una grabación de video protagonizada por el portavoz de AQPA, el sheik Nasser bin Ali el cual reclamaba para su organización la responsabilidad de los ataques que tuvieron lugar en París contra los trabajadores del semanario satírico Charlie Hebdo, cometidos por Chéfir y Said Kouachy “como venganza para el Mensajero de Dios“. Apenas dos meses después bin Ali al Ansi fue eliminado mediante un misil Hellfire disparado desde un RPA.

Después de que Al Wahayshi haya alcanzado la Janah (el Paraíso) a través del shuhada (martirio) ya se  ha hecho público el nombre su sustituto Qasm al Rimi, también conocido como Abu Hureira al Sanaani, uno de sus hombres de confianza. La pérdida del carisma que Al Wahayshi poseía al frente de AQPA podría inclinar la balanza en territorio yemení a favor del aparentemente nuevo “caballo ganador” del yihadismo, materializado en la filial de Daesh, establecida en el convulso escenario de ese país desde el pasado mes de abril bajo el nombre de “Soldados del Califato en Yemen”, lo que podría llevar aparejado, de materializarse, un trasvase de militantes de una organización a otra. Esta hipotética situación tendría como consecuencia una negativa repercusión en la capacidad de Al Qaeda. El nombramiento de Al Wuhayshi como número dos de la organización se produjo años después de que asumiese el liderazgo de AQPA y a consecuencia de la eliminación de Abu Yahya al Libi, mientras que Qasm al Rimi fue nombrado de manera simultánea líder de AQPA y número dos de Al Qaeda por lo que parece quedar de manifiesto que la rama yemení de la organización liderada por Ayman al Zawahiri tiene un importante peso específico dentro del organigrama de Al Qaeda.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir