, ,

El terrorismo golpea al turismo en Estambul

Fuente: Beatriz Yubero. Istanbul.Todos los Derechos Reservados

Fuente: Beatriz Yubero. Istanbul.Todos los Derechos Reservados

Por Beatriz Yubero 

Estambul está atónita. Su centro histórico y turístico, el conocido barrio de Sultanahmet, ha sido atacado. A primera hora de la mañana del día de ayer un joven extranjero cuyo origen aún es motivo de debate se explosionaba en la explanada más popular de la ciudad, frente a la histórica Mequita Azul y a tan solo unos metros de Santa Sofía.

El ataque suicida dejaba 10 muertos, todos ellos turistas en su mayoría alemanes, y 15 heridos de gravedad. Eran apenas las diez de la mañana y ya comenzaba una negra jornada para el pulmón económico de Turquía.

Si apenas hace unas semanas conocíamos que los servicios de inteligencia del Estado turco habían evitado un doble ataque kamicace en la capital turística del país, ayer los mismos servicios centraban sus esfuerzos en esclarecer en dónde se localiza ese fallo del sistema de seguridad nacional por el que, de nuevo, los terroristas han conseguido penetrar en el país.

Durante el día diferentes plataformas de redes sociales, como Facebook, fueron censuradas, algo habitual desde hace meses ante eventos de estas características. Así como se prohibió la difusión de cualquier imagen relacionada con el atentado; los periodistas por su parte, experimentaron serias dificultades para situarse en los alrededores de la zona cero, evacuada y cercada por fuertes medidas de seguridad policial.

Mientras tanto la autoría del atentado, no reivindicada, continúa siendo investigada. Según fuentes del Gobierno turco todos los indicios apuntan a la organización terrorista DAESH como posible responsable de los hechos, pese a que durante las primeras horas tras la masacre, se apuntó como posible autor de los hechos a la organización kurda PKK, entre otras.

Una dotación de la policía científica trabaja desde ayer en la identificación del material explosivo empleado. Por su parte, el primer ministro, Ahmet Davutoglu, convocó a primera hora de la tarde una reunión de emergencia en la capital, Ankara, con el objetivo de trazar un plan de acción frente a los acontecimientos.

La amenaza terrorista yihadista es desde hace un año una de las principales a las que se enfrenta el Gobierno, liderado por Recep Tayyip Erdogan. Desde el inicio del conflicto sirio, el Gobierno de Erdogan mostró cierta benevolencia hacia este tipo de organizaciones terroristas y aún en la actualidad es cuestionado respecto al compromiso de lucha adquirido contra las mismas.

Primeras repercursiones

El atentado, sin duda dirigido al sector turístico del país, tendrá graves consecuencias de carácter económico. Estambul acoge cada año a más de 10 millones de turistas y cuenta con una población de casi 20 millones de habitantes. Este sector se ve de nuevo afectado por la amenaza terrorista internacional que golpea por cuarta vez  en menos de un año al Estado turco.

Desde hace meses Turquía ha sido escenario de diversos atentados. El mayor de ellos, ocurrido en Ankara el pasado 10 de febrero dejaba 128 muertos, según cifras oficiales. En esta ocasión el doble atentado suicida fue dirigido contra facciones kurdas, en su mayoría militantes del partido HDP, así como contra diversas organizaciones sindicales. Aunque ninguna organización reclamó entonces la autoría, esta fue atribuída de nuevo y tras el ataque de Suruç, en la franja Suroriental, a la organización terrorista DAESH, según investigaciones realizadas por el Gobierno y fuerzas de seguridad del Estado turco.

Como medida de precaución diversos países, entre ellos Alemania y España, que desde hace días mantiene activo su sistema de alerta por mensajería del Ministerio de Exteriores, han solicitado a sus ciudadanos que eviten lugares turísticos en la ciudad.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir