, , , , ,

El terrorismo en cifras

Fotograma del vídeo del asesinato de los 21 cristianos coptos egipcios difundido por Daesh.

Fotograma del vídeo del asesinato de los 21 cristianos coptos egipcios difundido por Daesh.

Por Carlos Igualada

El terrorismo es un fenómeno en auge en los últimos años, convirtiéndose en una de las principales causas que más preocupa a la población mundial, especialmente en los países occidentales, ya que en muchos de ellos se sitúa como la mayor amenaza para la sociedad. Este hecho se aprecia de la misma forma en las investigaciones académicas, donde se ha dado una proliferación sin precedentes en estudios relacionados con éste, que comienza a ser estudiado desde diferentes enfoques y disciplinas con la intención de conocerlo mejor para poder combatirlo.

Una de las investigaciones que ha nacido en este contexto y que resulta muy ilustrativa en torno a la magnitud que está adquiriendo este fenómeno es el informe anual realizado por el Global Terrorism Index (GTI)¹. Este estudio se puede llevar a cabo gracias a la gran base de datos que almacena más de 140.000 incidentes terroristas recogidos en 162 países del mundo. Estos datos son analizados con detenimiento con la finalidad de extraer un análisis que permita vislumbrar cómo ha sido la evolución del terrorismo  y cuáles son las principales amenazas actuales.

A lo largo del presente estudio se irán desmenuzando los datos más importantes del informe ofrecido por el GTI en 2015, el cual recoge datos del año anterior.

La preocupación tanto a nivel institucional como social por el aumento del terrorismo está justificada, ya que con los datos facilitados por el informe del GTI de 2015 se puede apreciar el considerable aumento de muertes provocadas por ataques terroristas, rondando un 80% más respecto al año anterior, lo cual se traduce  en un paso de 18.111 a  32.685 personas fallecidas. Estos ataques se produjeron en 93 países, cinco más que el año anterior. Si se tiene en cuenta aquellos países donde se produjeron más de 500 fallecidos, se produce el mismo aumento, ya que se ha pasado de cinco a once. Estos primeros datos nos permiten concluir que el terrorismo se está convirtiendo en una amenaza a nivel mundial, ya que cada año afecta a más países, siendo así un reflejo de su expansión.

Analizando las cifras por países se deduce que el terrorismo, en contra de lo que gran parte de la sociedad piensa, golpea principalmente en naciones de Oriente Medio, África y Asia, como muestra el top10 en el que se encuentran por orden descendiente:

Irak, Afganistán, Nigeria, Pakistán, Siria, India, Yemen, Somalia, Libia y Tailandia. Es preciso recordar que el informe recoge datos del año 2014, por lo que Siria ocupa una posición distinta a la actual, donde se encuentra sin duda entre las dos primeras por el aumento de la violencia de los últimos meses entre todas las partes que intervienen en el conflicto.  Para encontrar el primer país occidental o europeo hay que descender hasta el puesto número 12, donde se encuentra Ucrania debido al derribo del avión de la compañía Malaysia Airlines a causa de un misil de fabricación rusa². Estos datos resultan útiles para desmitificar el hecho de que siempre se considera a Occidente como el principal objetivo del terrorismo, especialmente el de carácter yihadista. Sin embargo, como se puede ver, los principales afectados por este fenómeno resultan ser países árabes y/o musulmanes, ya que el 78% del total de víctimas han tenido lugar en Irak, Afganistán, Nigeria, Pakistán y Siria. Es cierto que en este informe no se incluye ninguno de los atentados producido recientemente en países occidentales como los de París, Bruselas, Orlando, Estambul, o el más reciente de todos en Niza, pero el aumento a día de hoy de la acción terrorista se aprecia de la misma forma en toda la geografía, por lo que en los próximos informes del GTI seguirá sin aparecer entre las primeras posiciones ninguna nación occidental. España, afortunadamente no tiene un papel relevante en este estudio, situándose en la posición 65.

Tabla1 GTI

En relación a los ataques terroristas más dañinos se encuentra una interesante coincidencia que respalda la teoría sobre la que el terrorismo golpea con mayor virulencia a los países no occidentales. De los veinte primeros atentados con más víctimas, dieciséis corresponden a los cinco principales países ya citados, mientras que los otros tres pertenecen a Sudán del Sur y Camerún, ambos situados en África. Por lo tanto, de estos veinte atentados, ninguno de ellos tuvo a Occidente como escenario, a excepción del ya citado avión derribado en Donetsk, en territorio ucraniano.

En lo que refiere a los grupos que ejecutan los ataques terroristas destacan dos: el autoproclamado Estado Islámico y Boko Haram. Es preciso hacer especial hincapié en Boko Haram, el grupo nigeriano que ha comenzado a actuar en países fronterizos como Camerún, Chad o Níger, que en el año 2013 se convirtió en el grupo terrorista más mortífero del momento, superando al propio Daesh. Así concluye el índice del GTI, que para el año 2014 atribuye 6.644 muertes a Boko Haram, frente las 6.073 del Daesh. Estos datos son realmente sorprendentes, ya que para la organización terrorista nigeriana supone un aumento del 317% respecto al año anterior, mientras que para el Estado Islámico, el ascenso es igual de importante.

Tabla2 GTI

Estos datos pueden resultar algo contradictorios si se tiene en cuenta la sensación de amenaza que supone uno y otro grupo. No obstante, esta apreciación viene dada porque el Daesh acapara todo el protagonismo en el ámbito del terrorismo por su estrategia de difusión a través de las redes y su capacidad para cometer atentados en Europa, donde hasta este momento sólo había sido capaz de hacerlo al Qaeda. Debido a ello, el Estado Islámico se ha convertido en el estandarte del yihadismo terrorista a nivel global y  supone la principal amenaza para los gobiernos occidentales, recibiendo, por ende, toda la atención del foco mediático. Diversos expertos coinciden en que la amenaza del Daesh está sobrevalorada, y el no tener una concepción más realista de la situación puede provocar que las reacciones a sus actos sean descomedidas, generando mayores problemas.

Por el contrario, Boko Haram tiene un carácter más regional, concentrado en la región del Sahel, donde se ubica su principal zona de influencia. Su ámbito de actuación se centra principalmente en Nigeria y algunas incursiones en los países citados anteriormente. Ante este panorama, las potencias mundiales no le otorgan una excesiva importancia a su actividad porque no supone ningún peligro para sus intereses, al menos de momento.  No obstante, en 2015, Boko Haram juró fidelidad a al Baghdadi, líder del Daesh³, adaptando diversas técnicas y parte de su modus operandi. Desde entonces, se han podido ver distintos videos del grupo nigeriano difundidos a través de la red con elementos y patrones muy similares a los establecidos por el propio Daesh.  Es posible que la amenaza que supone Boko Haram permanezca ensombrecida y oculta tras la imagen del Estado Islámico, no obstante, es necesario que se tenga en cuenta su amenaza y se combata con mayor decisión, puesto que cuánto más crezca su poder será más difícil hacerle frente.

Por último, es necesario comentar de forma breve el armamento empleado por los terroristas en sus ataques. En términos generales se puede afirmar que siguen utilizando medios y equipos tradicionales, es decir, armas de fuego y explosivos principalmente.  En repetidas ocasiones se ha apreciado el uso de ambos en sus ataques, como fueron los atentados de París, Bruselas o recientemente el aeropuerto de Estambul. En otros casos, la forma de actuación se limita a hacer estallar artefactos implantados en coches, en el interior de mochilas o maletas, o incluso, a través de individuos que deciden inmolarse al activar los explosivos que llevan adheridos a su cuerpo. El empleo de los llamados coches-bomba es muy recurrente en la región MENA principalmente, mientras que los atentados perpetrados por el Daesh en Europa suelen tener una mayor planificación con la utilización tanto de explosivos como de armas automáticas.

Conclusiones
El informe del GTI de 2015 ofrece una serie de claves que permiten analizar la evolución del terrorismo.  Esas claves son las siguientes:

  1. Más mortífero. El aumento de las víctimas producidas como consecuencia de actos terroristas ha aumentado un 80% de un año a otro, traducido en aproximadamente 14.000 muertes más. De la misma forma ha aumentado en un 120% el número de países donde se han producido más de 500 muertes por esta causa.
  2. Amenaza mundial en expansión. Se han producido ataques terroristas en 93 países, cinco más que el anterior dato.
  3. No afecta a todos por igual. Los cinco primeros países con mayores índices de terrorismo (Irak, Afganistán, Nigeria, Pakistán y Siria) abarcan casi el 80% de las víctimas  mundiales. Entre los veinte atentados más mortíferos del año, dieciséis han tenido lugar en alguno de estos cinco países.
  4. Occidente no es el principal objetivo. La inmensa mayoría de las víctimas provocadas por actos terroristas es población árabe y/o musulmana debido a que el terrorismo es cometido esencialmente en estos países, mientras que en Occidente, las víctimas causadas por este fenómeno es muy reducida.
  5. La región MENA y el sudeste asiático. La región de Oriente Medio, el norte de África y parte de Asia son las zonas geográficas más peligrosas en lo que se refiere a acontecimientos terroristas.
  6. Boko Haram. La organización terrorista nigeriana de Boko Haram se convirtió en 2014 en la más letal, con más de 6.500 muertes, superando al propio Daesh. Es muy posible que en un futuro cercano acabe por convertirse en la principal amenaza para la seguridad internacional si no se le hace frente.
  7. Equipos y armamento tradicional.  El modus operandi de los grupos terroristas sigue manteniendo un perfil tradicional. La gran mayoría de sus actos se llevan a cabo mediante el empleo de armas automáticas y explosivos en sus distintas variantes (granadas, coches-bomba, inmolaciones…). Se han dado muy pocos casos donde se conste el empleo de armamento moderno (armas biológicas, químicas…)
  8. El terrorismo de carácter yihadista sigue siendo la principal amenaza, como indica la gran actividad de Daesh y Boko Haram, seguida de los grupos talibanes y al Shabaab. El terrorismo de fines nacionalistas o independentistas, que en décadas pasadas era el más significativo, está siendo sustituido por el terrorismo religioso, liderado por la difusión del yihadismo global.

———–

¹Todos los datos que aparecen en este trabajo, mientras no se indique lo contrario, proceden de la fuente citada.
²Ferrer I., (13 de octubre de 2015), “Holanda Concluye que un misil de fabricación rusa derribó al MH17”, http://internacional.elpais.com/internacional/2015/10/12/actualidad/1444683240_128889.html
³EFE, (9 de marzo de 2015), “Boko Haram se une al Estado Islámico y juró lealtad a su líder”, http://www.elpais.com.uy/mundo/boko-haram-juro-lealtad-islamico.html

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir