, , ,

El necesario Plan contra la radicalización en España

El ministro del Interior, la vicepresidenta del Gobierno y el ministro de Cultura durante la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros del pasado viernes. Foto: moncloa.gob.es

El ministro del Interior, la vicepresidenta del Gobierno y el ministro de Cultura durante la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros del pasado viernes. Foto: moncloa.gob.es

Por Verónica Sánchez Moreno 

El pasado viernes 30 de enero el Gobierno de España aprobaba un plan estratégico e integral contra la radicalización violenta. Un paso más en la lucha contra el terrorismo yihadista, principal amenaza para la defensa nacional en este momento. La Estrategia de Seguridad Nacional (ESN) aprobada en mayo de 2013 señalaba que “prevenir, impedir y derrotar el terrorismo, con independencia de su origen, es un fin prioritario del Gobierno”.

“España es también objetivo del terrorismo yihadista y, en especial, de organizaciones terroristas como Al Qaeda en el Magreb Islámico que, basándose en el fanatismo, tratan de imponer por la fuerza su visión única y excluyente del Islam, aprovechando características de la nueva sociedad global, como la facilidad de movimientos y las nuevas tecnologías de la información y la comunicación, para reclutar miembros, obtener recursos, ejecutar atentados y multiplicar el impacto de sus acciones”, recoge la ESN. El ascenso de Daesh en Irak y Siria, así como el de otros grupos yihadistas en el Sahel, junto con atentados de corte islamista radical en territorio occidental como los recientes recientes ocurridos en Francia, han hecho que el asunto sea de máxima prioridad para las instituciones políticas y las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado.

Esta Estrategia de Seguridad Nacional, junto con la Estrategia de Seguridad Interior aprobada por la Unión Europea en 2005 y la Estrategia contra el Terrorismo internacional y la Radicalización de 2012 enmarcan el nuevo Plan Estratégico Nacional de Lucha contra la Radicalización Violenta. Éste es “un marco de trabajo de los distintos poderes públicos para, de forma coordinada, poder detectar y actuar a tiempo frente a posibles potenciales brotes de radicalización”. según explicó la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, en la rueda de prensa en la que, tras el Consejo de Ministros del pasado viernes, se dio a conocer el mismo.

Durante su intervención en la misma rueda de prensa el ministro del Interior Jorge Fernández Díaz resaltó que el mayor atentado yihadista que ha sufrido Europa se produjo en España el 11 de marzo de 2004. “Hace mucho tiempo que España trabaja para hacer frente a esa amenaza”, destacó Fernández Díaz, tanto a nivel nacional como internacional. Este plan “global e integral” pretende “evitar el surgimiento y, en su caso, desarrollo de procesos de radicalización violenta y extrema y su posible salida hacia el terrorismo mediante la detección temprana y su eventual neutralización”. Así, se da respuesta a una necesidad que, desde hace tiempo, expertos como los investigadores del Real Instituto Elcano Fernando Reinares y Carola García-Calvo o el profesor de la Universidad de Granada y miembro del Grupo GESI Javier Jordán, venían demandando.

El Plan involucra a los colectivos vulnerables y a la sociedad civil y cuenta con tres ámbitos de actuación: el interno (territorio nacional), externo (fuera de España pero que afecta a intereses nacionales) y el ciberespacio, así como con otras tantas áreas de actuación: antes (prevenir), durante (vigilar) y después (actuar). El objetivo, según el ministro del Interior es “detectar focos de potencial radicalización e intervenir en ellos con el objetivo de cortar la cadena de transmisión  de la radicalización que hace que individuos tomen la decisión de convertirse en violentos y, en el peor de los casos, en terroristas”.

Asimismo, este Plan busca que la sociedad española se conciencia de la amenaza yihadista. Para muestra un botón, como señala Beatriz Yubero, desde 1996, las fuerzas de seguridad españolas han relacionado a más de 84 personas con actividades terroristas de índole yihadista. Y tal es la decisión política de estar unidos en la lucha contra el yihadismo que está previsto que en breve Gobierno y Partido Socialista Obrero Español (PSOE) firmen un pacto antiterrorista al que se espera que se sumen las demás fuerzas políticas del Parlamento. El principal escollo, la prisión permanente revisable que los socialistas se niegan a incluir entre las medidas contra el terrorismo yihadista recogidas en el acuerdo. Si bien parece que el pacto está prácticamente cerrado.

El rey de España también hizo especial mención a la lucha contra el terrorismo yihadista durante el discurso que pronunció en la XXIV Sesión Ordinaria de la Asamblea de La Unión Africana celebrada el pasado 30 de enero en Etiopía. “Desafíos como el extremismo, la intolerancia y la barbarie amenazan la seguridad de todas las sociedades, el acervo de nuestra Civilización Universal, el porvenir de las generaciones futuras”, señalaba Felipe VI.

Todos los ciudadanos pueden encontrar sin dificultar en las redes sociales o foros en Internet amenazas directas a España. Como señalan Fernando Reinares y Carola García-Calvo, “la actual movilización yihadista relacionada con Siria e Irak ha propiciado una transformación sin precedentes en el terrorismo yihadista dentro de España”. Y esta transformación y potencial amenaza tiene que ser especialmente estudiada para prevenir y contrarrestar posibles ataques en suelo español. Ataques que pueden ser perpetrados por células de grupos yihadistas, lobos solitarios o cualquier otra persona que sufra una radicalización de cualquier signo.

La adopción y puesta en marcha del Plan Estratégico Nacional de Lucha Contra la Radicalización Violenta es la respuesta a la necesidad de ocuparse de un peligro presente, sin caer en el histerismo colectivo y concienciando a los ciudadanos de que debemos conocer los peligros que nos amenazan para comprender que vivimos en una sociedad global y que las fronteras de España están más allá del territorio nacional.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir