, , ,

El corazón de Turquía se estremece

Beatriz Yubero / Ankara

Ankara se encuentra arropada bajo un manto de silencio. Las calles han enmudecido y el habitual dinamismo de la capital parece interrumpido. El pasado miércoles un ataque terrorista tenía lugar en pleno centro de la ciudad arrebatando la vida de 28 personas y dejando 61 heridos.

El atentado se produjo en el residencial barrio de Çankaya, –concretamente en la calle Merasim– a escasos 500 metros del Parlamento y de la Comandancia del Ejército del Aire. Fue allí donde un coche, que contenía explosivos en su interior, explosionó al paso de un autobús que transportaba militares. Pocos minutos transcurrieron desde los hechos hasta que las fuerzas de seguridad acordonaron el área. Las primeras investigaciones comenzaban entonces.

En busca de un culpable

El primer ministro, Ahmet Davutoglu, ha situado a las milicias kurdas en el punto de mira, como posibles responsables de los acontecimientos, pese a que ambas organizaciones -tanto las Unidades de Protección Popular (YPG) como el Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK)- han descartado cualquier tipo de vinculación con el atentado terrorista. “Negamos toda implicación en este ataque. Jamás hemos oído hablar de Salih Necar”, declaró horas después del suceso el líder del PYD, Salih Muslim, a la agencia AFP.

El autor de los hechos sería, según fuentes gubernamentales, Salih Necar, un ciudadano sirio,  nacido en la región de Hasaka y que habría llegado a Turquía infiltrado. Pese a la falta de pruebas, el primer ministro insistió en que “el atentado fue pertrechado por un miembro del PYD-YPG en colaboración con la organización terrorista separatista”, en clara referencia al PKK. Sin embargo, lo cierto es que hasta el momento nadie ha reivindicado el ataque, cuyo objetivo eran las fuerzas armadas turcas.

El del pasado miércoles sería el quinto ataque terrorista que golpea a Turquía en menos de un año y el segundo en la capital; el anterior atentado -el de mayor magnitud en la historia del país- tenía lugar el pasado 10 de octubre y dejaba un total de 102 muertos, según fuentes gubernamentales. Ninguno de los actos terroristas ha sido hasta el momento reivindicado por ninguna organización.

Es tiempo de venganza

Desde hace semanas Turquía prepara una intervención terrestre en el país vecino, Siria, para la que busca el apoyo de la Coalición Internacional, liderada por Estados Unidos. Dicha intervención tendría como objetivo combartir, tal y como afirman fuentes oficiales, al DAESH y (especialmente) a las YPG en el norte de la provincia de Alepo. “Si es necesario podemos tomar las mismas medidas en Siria que ya tomamos en Irak y Qandil”, señalaba hace apenas unos días el primer ministro refiriéndose a los bombardeos de Turquía contra enclaves del PKK el pasado año.

El objetivo del Estado turco en el noroeste de Siria es impedir que las milicias kurdas se hagan con el control total de la franja, en especial con la ruta que une las ciudades de Marea y Azaz, dos de los principales bastiones rebeldes en el noroeste.

Mientras tanto, y hasta que se aclaren los hechos, el líder y presidente de la República, Recep Tayip Erdogan, ha prometido venganza por el atentado terrorista y  ha perseverado en “la determinación -del Gobierno-para responder a cualquier ataque, venga desde dentro de nuestras fronteras o no, se ha hecho más fuerte con este atentado. Hay que tener claro que Turquía no dudará en usar su legítimo derecho a defenderse”.

El atentado podría haber registrado cifras mucho más altas de haber sido en Kizilay, el corazón de la capital que a las 18.30 se caracteriza por el constante trasiego consecuencia del ocaso de la jornada laboral. A esa misma hora, el presidente Recep Tayyip Erdogan celebraba una reunión sobre cuestiones de seguridad.

1 comentario
  1. Alfonso
    Alfonso Dice:

    Interesante ya que segun creo entender el gobierno no sabe por donde le vienen los atentados y me suena mucho a lo que ocurrio aqui en los atentados del 11-M y los que lo sufren siempre son los ciudadanos y nunca los politicos

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir