, , ,

Al Qaida en Siria: 3.8. Proyección de la marca y su relación con el crimen organizado

Por Beatriz Yubero Parro

Los medios de comunicación de masas ofrecen la oportunidad a las organizaciones terroristas de exhibir la brutalidad de sus actos y difundir su mensaje siendo la relación coste beneficio tremendamente positiva.

Desde que Al Qaida emplea el uso indiscriminado de los medios de comunicación de masas, su imagen ha sido reforzada lo cual repercute positivamente en sus finanzas. Gracias a la difusión de grandes operaciones llevadas a cabo por las diferentes facciones terroristas, en este caso prestamos especial atención a Jabhat al Nusra, los beneficios económicos que han obtenido les han servido para la continuidad de su yihad armada y el beneficio personal. “Los terroristas y sus células se pueden dedicar a actividades delictivas de lo más variadas, pagarse el sustento, normalmente frugal, y enviar los beneficios a los jefes”. (Arístegui, 2004: 302).

Según fuentes directas de Jabhat al Nusra, los militantes en Alepo cobrarían unos 300 dólares al mes, lo que les permite mantener a sus familias y servirse de la marca para gestionar el tráfico de ilícitos. No obstante, diversa es la procedencia de los fondos económicos que Al Nusra obtiene del exterior. Hemos de diferenciar dos tipos de fuentes de financiación: la primera de ellas, la procedente de los estados que subvencionan las actividades terroristas en suelo sirio. La segunda de ellas, la procedente del crimen organizado.

Diversos son los modos a través de los cuáles las organizaciones terroristas, prestando especial atención a Al Nusra, al igual que otras organizaciones, obtiene financiación de manera ilegal. Entre los métodos más habituales se encuentra la extorsión, secuestros, tráfico de drogas, armas, y seres humanos, este último más reciente. En el caso de Al Qaida su relación con el crimen organizado cumple una doble función: “la financiación pero también la instauración del miedo en las calles y en la vida pública” (Ibañez, 2006:143). A continuación nos referiremos a cuatro de las principales fuentes ilícitas de financiación de Al Nusra en el conflicto:

  • Extorsión: Impuesto Revolucionario

Conocido es entre la población local siria el impuesto revolucionario que Al Nusra impone en aquellas áreas que conquista a su paso por el país. Este impuesto denominado jizya’es extensible para todos aquellos varones adultos y se ve incrementado si la confesionalidad de los ciudadanos no es la propia del islam sunní. Por ejemplo, en el caso de las áreas cristianas que no han sido destruidas, el pago de la jizya ‘asegura’ a los habitantes “mantener su propio clero y cementerios. Implícitamente se les permite beber y comer cerdo pero no públicamente. Tampoco pueden construir o renovar iglesias o mostrar símbolos cristianos.” (Spencer, 2014).
Sin embargo, este impuesto no sólo se aplica en función de la confesionalidad, pues según fuentes de Alepo los hombres que no estén dispuestos a luchar y se encuentren bajo áreas dominadas por Jabhat al Nusra han de pagar también un impuesto a la par que entregar sus armas a la organización

  • Secuestros

Se han convertido en la tónica general desde el inicio del conflicto. El fin último de estas retenciones involuntarias pasa por la negociación con los estados de origen de los secuestrados retenidos con el objetivo de obtener una recompensa económica, la liberación de algún miembro del grupo detenido en cárceles occidentales u otro tipo de beneficio añadido. Además, también se valen del el tráfico humano, actividad característica del crimen organizado con el que se vinculan de donde también obtiene beneficio económico.

Si bien podemos comprobar que los secuestros se han convertido en el modus operandi de facciones ligadas a Al Qaida como Boko Haram en el Sahel, en el caso de Al Nusra, prácticamente desde el inicio del conflicto la célula ha optado por el secuestro como uno de los medios de financiación. Distinguimos tres tipos de secuestro:

1. El secuestro de religiosos

Bajo las zonas controladas por Al Nusra el secuestro de religiosos de confesionalidades diferentes al islam sunní se plantea por parte de la organización como una manera de ejercer violencia psicológica contra las minorías que defienden a Bashar al Assad a la par que negocian su liberación y obtienen un beneficio económico.

2. El secuestro de minorías étnicas

Fue la organización Human Rights Watch (HRW) la encargada de denunciar cientos de asesinatos y secuestros por parte de las facciones terroristas en el conflicto. Según un informe difundido por la organización tras el asesinato de 190 civiles y la toma de 200 rehenes durante una ofensiva militar que tuvo lugar en Latakia el 4 de agosto de 2013, “cinco grupos que eran los principales recaudadores de fondos, organizadores y ejecutores de los atentados estuvieron sin duda presentes desde el inicio de la operación el 4 de agosto: Ahrar al-Sham, el Estado Islámico de Irak y Sham, Jabhat al-Nusra, Jaish al-Muhayirin wal-Ansar y Suquor al-Izz (…) Los hallazgos sugieren que los homicidios, la toma de rehenes y otros abusos alcanzan el nivel de crímenes de guerra y crímenes contra la humanidad”(HRW, 2013).

3. El secuestro de extranjeros. Especial atención a periodistas occidentales

Si bien el secuestro de civiles sirios pudiera conllevar un carácter ideológico por parte de las organizaciones terroristas, el secuestro de extranjeros y especialmente periodistas conlleva una vinculación económica exacerbada por parte de los yihadistas. El balance anual 2013 de la asociación Reporteros Sin Fronteras (RSF) especifica que Siria se ha convertido en el lugar más peligroso del mundo para ejercer la profesión periodística. “Los secuestros de periodistas se han duplicado en 2013 (87, frente a 38 en 2012). Siria, donde capturar a los informadores se ha convertido en una práctica sistemática, especialmente en el Norte del país, alcanza ya la cifra de 49” (RSF, 2013). Esta cifra se ha visto incrementada en 2014.

  • Tráfico Humano

Si bien el tráfico de seres humanos abarcaría un espectro tan amplio que incluye a los procesos de reclutamiento y adiestramiento de yihadistas, nos centramos en el tráfico de civiles sirios que huyen de la guerra. Diversas son las rutas clandestinas que siguen familias enteras guiadas por mafias que les trasladan fuera del país, sin embargo, ha sido a raíz del conflicto que las preocupaciones en torno al tráfico y trata de seres humanos se han disparado. Concretamente fue ACNUR quien alertó acerca del incremento de matrimonios forzados y en los que intervienen menores de edad entre las poblaciones de refugiados en Jordania y Líbano. “Los refugiados sirios adolescentes que huyeron a los países vecinos se ven obligadas a ‘casarse a placer’ o a contraer ‘matrimonios temporales’ para fines relacionados con la prostitución o explotación sexual con hombres de Jordania, Arabia Saudita y otros países del Golfo.” (Departamento de Estado de los Estados Unidos, 2014) .

De la misma manera y desde el inicio del conflicto se han incrementado el número de hombres, mujeres y niños sometidos a trabajos forzados, siendo un ejemplo de ello los trabajos agrícolas llevados a cabo de en Valle de Bekaa (Líbano) donde hay asentamientos informales de ciudadanos sirios. “Las víctimas se ven obligadas a trabajar en condiciones muy duras con poca o ninguna paga; algunos se ven obligados a trabajar para pagar las deudas contraídas para facilitar su entrada en el Líbano o para pagar por su alojamiento” (Departamento de Estado de los Estados Unidos, 2014) .

Especialmente llamativo es el caso de los menores que están siendo reclutados para participar como soldados en el conflicto. En el caso específico de Jabhat al Nusra, la Comisión de las Naciones Unidas de Investigación (COI) afirma que “el grupo extremista ha proporcionado entrenamiento de armas a los niños en Tal Rifat (Alepo) en julio de 2013, mientras que el Estado Islámico de Irak y el Levante utiliza una escuela en Al Bab como un campo de entrenamiento para los niños”. (Refworld, 2014).

Por tanto, Jabhat al Nusra utiliza herramientas propias del crimen organizado para obtener financiación lo que nos lleva a preguntarnos si puede considerarse un grupo terrorista o un grupo híbrido.

Es Makarenko quien plantea que las relaciones entre el crimen organizado transnacional y el terrorismo no son estáticas, sino que han evolucionado a lo largo de la última década hacia un modelo dinámico. Nos encontramos ante “estados débiles, flujos de inmigración, tecnología financiera y una muy intrincada y accesible infraestructura y transporte que mantiene un interés asociado a establecer el control político con el fin de consolidar y asegurar operaciones futuras. Estos factores han contribuido a la evolución del nexo crimen-terror. Como resultado, los actores no estatales, bajo la apariencia de la delincuencia organizada transnacional y terrorismo, están desafiando directamente la seguridad del Estado, podría decirse que por primera vez en la historia”. (Makarenko, 2010)

Es por lo tanto que el nexo derivado de la toma de poder económico y político sugiere que cada vez más grupos, como Al Qaida, podrían convertirse en organizaciones híbridas. “Los grupos criminales y terroristas parecen estar aprendiendo el uno del otro, y adaptándose a los éxitos y fracasos de los demás. Además, dada la incesante existencia de un territorio que no esté adecuadamente bajo control estatal los lazos entre ambos perduran.” (Makarenko, 2010). Este es el caso que nos encontramos en Siria, donde el nexo crimen organizado y terrorismo -Jabhat al Nusra- parece experimentar una evolución a lo que sería considerado como híbrido dada la fragmentación del país y el vacío de poder creado en algunas zonas, sometidas al desgobierno.

** Toda la bibliografía citada en este texto se encuentra localizada en el trabajo de investigación: YUBERO Parro, Beatriz. “El Papel de Jabhat al Nusra en el conflicto sirio: Utilización de la propaganda de guerra y su vinculación con el crimen organizado”. Disponible en la Facultad de Ciencias Políticas y Sociología de la Universidad Complutense de Madrid. Septiembre, 2014. 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir