,

Al-Bashir vuelve a hacerse con la victoria, pero la oposición no se da por vencida

Elecciones en Sudán

Por Darío López Estévez

Se quebró el silencio que precede la tormenta. Tal y como se había anunciado, el 27 de abril se han publicado los resultados definitivos de las elecciones legislativas y presidenciales celebradas en Sudán entre los días 13 y 16 de este mes. Y de acuerdo con las previsiones, el ganador no es otro que el Partido del Congreso Nacional –ḥizb al-mu’tamar al-waṭanī–, dirigido desde 1989 por Omar al-Bashir, quien  parece haberse asegurado otros cinco años en el poder. De no variar la duración de las legislaturas estipulada en la Constitución provisional de 2005 por la que aún se rige el país, al cierre de esta incipiente legislatura, en 2020, Omar al-Bashir contará con treinta años a la cabeza del estado sudanés. Todo un récord de supervivencia en un entorno tan convulso y volátil.

El lunes, 27 de abril de 2015, se han hecho públicos los resultados de las terceras elecciones legislativas y presidenciales en las que se ha presentado Omar al-Bashir como candidato del PCN. El partido gobernante ha conseguido el  94,05% de los votos totales(1), sumando más de cinco millones, ocupando 323 escaños(2) de los 426 totales que componen la Asamblea Nacional. Unas cifras a priori abrumadoras que se desvirtúan si se recuerda que el censo electoral estaba conformado por poco más de trece millones de votantes de los más de 34 millones de habitantes del país. De estos trece millones de sudaneses, menos de la mitad han acudido a las urnas.

Las elecciones han transcurrido con calma pese al boicot de los mayores partidos de la oposición, reunidos bajo la alianza de las Fuerzas del Consenso Nacional –qiwà l-iŷmāʿ al-waṭanī–, a cuya campaña de boicot han atribuido la baja participación en los comicios. Tan baja que ha obligado a la Comisión Electoral Nacional a prolongar durante un día, el jueves 16 de abril, la cita electoral. A pesar de ello y de las continuas invitaciones al voto, las cifras de participación definitivas arrojan un mediocre 46,4%(3). Una cifra polémica no sólo por el amplio margen que concede a las más contrapuestas interpretaciones, sino también por el alto número de personas inscritas por desactualización de los datos. Según el gobierno, aún figuran como ciudadanos con derecho a voto numerosos fallecidos y personas que han obtenido la ciudadanía sursudanesa tras la secesión nacional en 2011(4).

Un 46,4% de tasa de participación suficiente para el partido gobernante e inaceptable para la oposición, quien la enarbola como prueba irrefutable de que el pueblo sudanés ha secundado su campaña de boicot bautizada como irḥal! (¡largo!). Cierto es que la victoria de al-Bashir no ha cogido a nadie por sorpresa, pero sí la determinación con la que las Fuerzas del Consenso Nacional (FCN) siguen poniendo el grito en el cielo e incitando a las masas populares al levantamiento popular.

En 2020, como se ha dicho, al-Bashir contará con treinta años al mando de Sudán no sólo si la duración de las legislaturas sigue siendo de cinco años, sino también si no tiene éxito la intifāḍa a la que la oposición lleva meses incitando por activa y por pasiva. El mismo día 27, las FCN emitieron un “importante comunicado” en el que se reafirman en su decisión de no reconocer ni las elecciones, ni sus resultados, ni ninguna autoridad que se asiente sobre estos últimos. Entre otras perlas que se pueden leer en el documento, la oposición atribuye al Partido del Congreso Nacional toda la responsabilidad del fracaso de los comicios así como, ¡ojo al dato!, de “sus consecuencias”. Las FCN llegan incluso a pedir a la población que se sume a unos comités de resistencia popular y a realizar, para ello, cuantos sacrificios sean necesarios. Unas declaraciones que no tienen desperdicio y no dejan a nadie indiferente, más aún cuando se incita deliberadamente al levantamiento popular –la intifāḍa– como medio para, literalmente, “derrocar al régimen”(5).

Si bien es verdad que la trayectoria reciente de la arena política sudanesa deja sospechar que tan incendiarias declaraciones no se trasladarán a la calle, el documento es la expresión por escrito de la postura de la mayoría de la oposición, la clave para interpretar lo que acontezca de ahora en adelante en la política sudanesa. Al-Bashir ya ha declarado que está dispuesto a seguir dialogando con las fuerzas políticas que han boicoteado las elecciones, pero no parece que los destinatarios de su mensaje estén dispuestos a tenderle la mano.

En el citado documento, las FCN hablan del “fracaso del diálogo”. Sin embargo, si la comunidad internacional permanece impasible ante el fortalecimiento del régimen bashirista y la calle sigue sin responder a las expectativas de la oposición, ésta se verá, como ya ha sucedido, obligada a entrar por el aro. Más aún si el régimen sigue cosechando victorias en el campo de batalla ante los rebeldes darfuríes y el Movimiento Popular de Liberación – Sección Norte. Aunque tampoco en este último caso las partes contendientes, que se han sumergido en una nueva ofensiva mientras se realizaba el escrutinio electoral,  se niegan a reconocer derrota alguna(6).

A martes, 27 de abril, se dan por concluidas las elecciones legislativas y presidenciales sudanesas de 2015 con un indudable triunfo del continuismo. Si para algo han servido, ha sido para constatar la espeluznante polarización de la política sudanesa, secundada en menor medida por una sociedad cada vez más desesperanzada. Aún está por ver si la Iniciativa de Diálogo Nacional se mantiene en pie a pesar de no haber conseguido ninguno de sus objetivos.

Hoy, como antes de las elecciones, no existe en Sudán una mesa de negociación política única, los conflictos armados no dan tregua y la democratización no termina de desembarcar en el país. Esperemos que, de una vez por todas, el mayoritario 94,05% del apoyo recibido por al-Bashir tenga efecto en la realidad.

(1) SUNA (27.05.2015) غندور يحيي جماهير الشعب السودانى على دورها فى العملية الانتخابية Disponible en http://suna-sd.net/suna/showNews/245883/ar Consultado el 27.04.2015

(2) 107 de los cuales serán ocupados por mujeres. Por ley, en la Asamblea Nacional sudanesa, 128 escaños de los 426 totales están reservados para mujeres.

(3) SUNA (27.04.2015)  % الأصم : نسبة التصويت للانتخابات بلغت 46.4. Disponible en http://suna-sd.net/suna/showNews/245870/ar Consultado del 27.042015

(4) Sudan Tribune (19.04.2015)الوطني” يشكل لجنة لتحليل نتائج الانتخابات ويصف أرقام التصويت بـ “المعقولة” Disponible en http://www.sudantribune.net/%D8%A7%D9%84%D9%88%D8%B7%D9%86%D9%8A-%D9%8A%D8%B4%D9%83%D9%84-%D9%84%D8%AC%D9%86%D8%A9,10885 Consultado el 20.04.2015.  La traducción en español del artículo puede consultarse en http://sudanatualcance.weebly.com/el-pcn-constituye-una-comisioacuten-para-analizar-los-resultados-electorales-abril-2015.html

(5) La traducción en español del comunicado puede consultarse en http://sudanatualcance.weebly.com/comunicado-de-las-fcn-ante-el-final-de-las-elecciones.html. El comunicado original está disponible en http://www.alrakoba.net/news-action-show-id-192085.htm

(6) Sudan Tribune (26.04.2015)  الشعبية تعلن الاستيلاء على مرتفعات جنوبي كادقلي  Consultado el 27.04.2015. Disponible en http://www.sudantribune.net/%D8%A7%D9%84%D8%B4%D8%B9%D8%A8%D9%8A%D8%A9-%D8%AA%D8%B9%D9%84%D9%86,10953

 

 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir